10 señales de que el amor ya se acabó. Ya solo queda una cosa por hacer

¿Tienes dudas sobre la relación en la que te encuentras? Hay muchas personas que no logran pasar por las malas rachas, y en lugar de fortalecer ese sentimiento que nació en un inicio, se va apagando hasta que el amor llega a su fin. Es triste ver cuando esto ocurre, pero generalmente esa etapa de las “mariposas en el estómago”, donde sólo quieres estar con esa persona e incluso, te olvidas de tus propias necesidades es lo que se conoce como “enamoramiento”.

Esta etapa es pasajera, y no todas las relaciones logran perdurar más allá de toda la belleza del romance y lo cursi del principio. ¿Cómo saber si ya pasaste por esta etapa? En un inicio todo parece perfecto, pero con el paso del tiempo, te darás cuenta que comienzas a notar lo siguiente:

1. Te molestan cosas que antes no importaban. La etapa del enamoramiento suele durar alrededor de dos años, y en muchas ocasiones puede ser menos. Quizá antes todo parecía mágico, él parecía el chico ideal, pero con el tiempo, se cae la venda de los ojos, y te das cuenta que es una persona con defectos y virtudes como cualquier otra. A veces esto puede resultar insoportable ¿Pero por qué si antes todo te encantaba? Es porque el cerebro ha restablecido la química y ahora puedes notar cosas que antes no.

2. No hablas de él en absoluto. Antes tus amigas no podían callarte, todo el día hablabas de él, de lo maravilloso que es y de todos los planes que tenían juntos. Cuando dejas de hablar de él del todo, esto quiere decir que la relación está llegando a un punto en que ya no te importa involucrarlo en tu vida. Quizá sea momento de replantear hacia dónde va la relación.

3.Comienzan a discutir con más frecuencia. No me malentiendan, toda relación tiene problemas, pero cuando estos surgen por cosas sumamente tontas o que no valen la pena, es señal de que algo anda mal. Quizá sientas que necesita cambiar y él piense exactamente lo mismo de ti. Pero en una relación sana, se debe aceptar a la pareja tal y como es.

4. Ponen pretextos para no salir juntos. Si antes no podían dejar de estar juntos, pero ahora, se sienten hartos, cansados y con ganas de hacer las cosas por su lado, quizá tener una relación no sea lo mejor en este momento. Si sientes que te estás perdiendo de miles de cosas por estar con tu novio, lo más seguro es que la relación esté llegando a su fin.

5. Sientes que estás a su lado por compromiso. Aunque sabes que nadie te obliga a estar ahí, no sabes cómo liberarte sin herir los sentimientos de tu pareja. Pero esa no es una buena razón para permanecer a su lado, pues no podrás corresponderle como él quisiera, y además, te sentirás frustrada de seguir al lado de una persona a la que ya no amas. Cuando no queda más por qué luchar, lo mejor es apartarse.

6. Ya no lo consideras en tus planes. Este es uno de los aspectos más claros, pues parte de la magia de estar con alguien es planear vacaciones juntos, apoyarse, platicar y contarle todas tus inquietudes a ese alguien especial. Pero cuando tu pareja deja de ser importante en tu futuro, es porque quizá ya no sientan lo mismo que al principio.

7. No disfrutas estar a su lado. Si estar con tu pareja te parece una tortura y has dejado de disfrutar los pocos momentos que pasan juntos, es una mala señal para la relación. No hay nada peor que estar con alguien a quien ya no amas. Considera qué es lo mejor, y no dudes en decir la verdad. Claro que dolerá, pero mientras más tiempo pase, será mucho más complicado.

8. Celos excesivos o indiferencia. Pueden ser alguno de los dos aspectos. Los celos excesivos son sinónimo de inseguridad, pues ya se ha agotado la confianza en esa persona especial. La indiferencia es la falta total de interés en la vida o los deseos o necesidades del otro. Cualquiera de las dos hace muchísimo daño a la relación, pues ambos aspectos pueden llevarla a su fin.

9. Sientes que alguien más llama tu atención. Has comenzado a fijarte en otras personas. Envidias las relaciones de tus amigas o simplemente extrañas la soltería, sientes ganas de coquetear con otras personas, pero sin ganas de tener un compromiso. Si te sientes tentada a engañar a tu novio, mejor piénsalo y recuerda que tomar una decisión impulsiva puede terminar muy mal. No dañes a tu pareja de esa manera, sólo piensa si en realidad quieres continuar, de lo contrario será mejor que sigas por tu cuenta.

10. Los “te amo” dejaron de ser sinceros. Es uno de los aspectos más dolorosos, el decir las palabras más bellas sólo por compromiso, sin sentir nada realmente. Si alguna vez llegas a sentir que esa conexión que tenías con tu chico se va perdiendo, habla con él, traten de llegar a una solución, o ármate de valor para tomar la decisión correcta. El amor es complicado en muchas ocasiones, pero si realmente amas y valoras a tu pareja lo mejor es hablar y llegar a un arreglo o definitivamente dejar las cosas por la paz.