11 USOS que desconocias de la SAL

1 año
4218 Visitas
11 USOS que desconocias de la SAL

Existen pocos minerales tan versátiles como la sal. Desde hace tiempo se la ha utilizado para limpiar y las generaciones posteriores descubrieron nuevos trucos para aprovecharla y resolver cuestiones cotidianas de lo más diversas. Además de ser económica, es una excelente alternativa para reemplazar productos químicos que prometen resolver todos nuestros problemas pero sólo dejan residuos tóxicos en nuestras casas.













Limpia los desagües. Mezcla un poco de sal con agua bien caliente y vierte esta preparación por los desagües. Hacer esto regularmente te permitirá desodorizar y evitar que se acumule grasa, especialmente en la cocina.

Limpia flores artificiales. Puedes colocarlas en una bolsa de papel con 1/4 de taza de sal. Sacude la bolsa y, al terminar, notarás que tus flores se verán tan bellas como cuando cuando las compraste.

Mantén los muebles de mimbre como nuevos. Mezcla agua tibia con sal y frota esta preparación sobre los muebles con un cepillo duro. Luego, deja que se sequen al sol. Repite el proceso una vez al año.

Lustra objetos de plata y cobre. Prepara una pasta con partes iguales de sal, harina y vinagre. Con un paño suave, frota esta mezcla sobre el objeto en cuestión. Luego, enjuagarlo con agua tibia jabonosa y lústralo para dejarlo reluciente.









Borra marcas de muebles de madera.  Mezcla un poco de sal con aceite vegetal para formar una pasta y frótala suavemente sobre el área dañada para borrar la marca.





Evita que la comida derramada en el horno se endurezca. Para evitar que esto suceda, rocía un poco de sal ni bien ocurra el derrame, es decir, mientras la preparación aún se mantenga líquida. Cuando el horno se enfríe, podrás quitar la mancha con un paño. Este truco también se puede aplicar sobre las hornillas.

Evita que las toallas nuevas se destiñan. Las primeras dos o tres veces que laves tus toallas, agrega una taza de sal en la lavadora. Esto ayudará a que los colores se mantengan brillantes por mucho más tiempo.

Quita manchas de transpiración en la ropa. Mezcla cuatro cucharadas de sal en un litro de agua caliente. Sumerge una esponja en la preparación y frótala sobre la prenda hasta que la mancha desaparezca









Repara tus paredes. Mezcla dos cucharadas de sal, dos cucharadas de almidón de maíz y alrededor de cinco cucharaditas de agua para formar una pasta bien espesa. Usa esta preparación para rellenar agujeros donde antes había clavos, rajaduras y otros pequeños daños que hayan sufrido tus paredes de yeso.

Evita que tus velas se derramen. Antes de encender una vela, sumergirla en una solución concentrada de sal durante algunas horas y luego sécala bien. Esto evitará que chorree demasiado cuando la enciendas.

Exfolia tu piel. Este truco te ayudará a remover la piel seca y mejorará tu circulación. Cuando salgas de bañarte y tu piel aún esté húmeda, masajea todo tu cuerpo con un puñado de sal gruesa.

Comentarios