Chia y limón Baja esos kilos de más con esta dieta natural

6 dias
77 Visitas
Chia y limón Baja esos kilos de más con esta dieta natural

Esta maravilla de la naturaleza se puede consumir pura, molida o remojada. De ésta última manera la consumen en México, país del que la Chía sería oriundo, preparando una bebida refrescante luego de que la semilla remojada suelta un poco una sustancia un tanto gelatinosa, y mezclada con agua helada y jugo de limón. También se puede consumir entera, tostada o sin tostar. No tiene contraindicaciones.





Cómo preparar mi agua de chía con limón
Ingredientes
1 cucharadita de semillas de chía (5 g)
1 vaso y ½ de agua (300 ml)
Un limón
1 cucharada de miel (25 g)

Preparación
Lo primero que haremos será dejar en remojo la cucharadita de semillas de chía con medio vaso de agua (100 ml) durante una hora. De este modo, además de reblandecerse, se formará ese gel tan característico de este alimento.
A continuación, obtendremos el jugo de nuestro limón. Una vez listo, mézclalo con el vaso de agua.
¿Siguiente paso? Muy fácil, ahora vamos a mezclar todo, el agua con jugo de limón junto con el agua donde las semillas de chía han formado ese gel.
Puedes ayudarte con la batidora, así puedes incluir también la cucharada de miel para endulzar esta bebida tan saludable como nutritiva. Te encantará el sabor.





¿Beneficios de la chia?
Las semillas de chía tienen 5 veces más la cantidad de calcio que la leche.
Son más ricas en antioxidantes que los arándanos.
Tienen 3 veces más hierro que las espinacas.
Tienen más fibra que la avena.
Las semillas de chía disponen de una elevada cantidad de proteína, de ahí que sean uno de los alimentos favoritos de los vegetarianos.

Lucha contra el sobrepeso por ser muy alto su contenido de fibra: nos ayuda a sentirnos llenos.
Contiene antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra.
Su nivel de Omega 3 lo hace un antiinflamatorio eficaz para evitar enfermedades como la artritis.
No contiene gluten
consumir solas o incorporadas a otros alimentos.

Proporciona energía, aumenta fuerza y resistencia: por sus altos contenidos de proteínas y la combinación de vitaminas y minerales
Controla los niveles de colesterol y triglicéridos.
Favorece la regularidad intestinal: la fibra soluble y el revestimiento de gel de la semilla mantiene el colon hidratado y asegura el movimiento fácil de los alimentos
Ayuda a controlar los niveles de azúcar (una bendición para quienes padecen diabetes).
Pueden consumirla personas de todas las edades.
Como las semillas casi no tienen sabor alguno, pueden incorporarse a cualquier alimento frío (mejor no las cocine), especialmente batidos, frutas, postres, ensaladas, yogurt. Yo consumo una cucharadita diaria en mi batido de cereales matutino, no se altera su sabor y me protejo de un montón de males.

Comentarios