Combate la Próstata Inflamada con Estos Remedios Naturales

Puedes combatir la prostatitis o próstata inflamada con diversos remedios naturales. Éstos se centrarán sobre todo en facilitar la micción, gracias a sus propiedades diuréticas, y en reducir la hinchazón de la próstata, gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Ajo crudo: El ajo es uno de los bactericidas más potentes que nos brinda la naturaleza, por lo que si la inflamación de tu próstata está provocada por un ataque bacteriano te ayudará a sanar rápidamente. Además, sus propiedades diuréticas te ayudarán a orinar más fácilmente y evitar así el dolor y la ardor que provoca la prostatitis. Puedes tomar uno o dos dientes de ajo crudo en ayunas cada mañana, ayudándote con un vaso de agua tibia.

Cola de caballo: La cola de caballo es un potente diurético natural, que te ayudará a orinar más fácilmente, reduciendo así la inflamación de la próstata. Puedes preparar una infusión añadiendo una cucharadita de cola de caballo seca en una taza de agua hirviendo. Déjala reposar durante 10 minutos y cuélala antes de tomarla. Tóma 2 tazas al día para notar sus efectos. Puedes endulzarla con un poco de miel o con stevia si lo deseas.

También puedes preparar un baño de agua caliente y agregar 15 gramos de cola de caballo. Permanece en el agua al menos 20 minutos para aliviar el dolor y la inflamación.

Hojas de nogal: Las hojas de nogal tienen propiedades diuréticas que te ayudarán a orinar más fácilmente, a estimular la función renal y a eliminar la retención excesiva de líquidos. Todo esto será muy beneficioso a la hora de aliviar la inflamación de la próstata. Para preparar una infusión, hierve una taza de agua y añade una cucharada de hojas de nogal secas. Déjalas reposar 10 minutos y cuela la infusión antes de tomarla. Tómala 3 veces al día, antes de las comidas.

Diente de león: El diente de león posee propiedades depurativas, diuréticas y antiinflamatorias, por lo que te será muy útil para aliviar de manera natural las molestias de la prostatitis y a reducir la inflamación de la próstata. Para preparar una infusión, hierve una taza de agua y añade una cucharadita de diente de león seco. Déjalo reposar durante 10 minutos y cuela la infusión antes de tomarla. Puedes tomar 3 tazas al día.

Semillas de calabaza: Las semillas de calabaza, además de tener propiedades diuréticas, también son ricas en curcubitacina, una sustancia que ayuda a evitar el crecimiento de la próstata. Por eso van a ser tan beneficiosas para combatir la próstata inflamada. Puedes simplemente comerlas, teniendo en cuenta, eso sí, que debes tomarlas en su forma natural, es decir, crudas y sin sal.

También puedes optar por preparar una infusión con ellas. Para ello, machaca un puñado de semillas de calabaza frescas y añádelas en una taza de agua hirviendo. Déjalas reposar 10 y 15 minutos y cuela la infusión antes de tomarla. Puedes tomar una taza diaria de infusión de semillas de calabaza.

Polen: El polen de abeja te ayudará a mantener tu próstata sana y a combatir cualquier afección que puedas tener, como la próstata inflamada o la próstata agrandada. Además, no solo te ayudará a combatirlas sino también a prevenirlas. Toma una cucharadita diaria de polen de abeja para empezar a notar sus efectos.

Zanahoria: La zanahoria posee propiedades diuréticas y depurativas para ayudarte a orinar sin esfuerzo, aliviando así los dolores y la inflamación de la próstata. Puedes preparar un zumo de zanahoria con limón y perejil, que potenciarán su efecto diurético. Para ello, pela y corta una zanahoria, añade el zumo de un limón recién exprimido y añade una ramita de perejil. Lícualo todo bien y toma este zumo cada mañana en ayunas.

Alimentos diuréticos: Existen muchos alimentos con excelentes propiedades diuréticas. Tomarlos de manera habitual te ayudará a orinar más fácilmente y a reducir la inflamación de la próstata. Entre las mejores frutas diuréticas encontramos la piña, el melón, la sandía, el limón, la pera o el plátano. También hay muchas verduras diuréticas como los espárragos, el apio, la lechuga, el tomate, la cebolla o el pepino.