¿como eliminar Los 3 tipos de grasa abdominal?

10 meses
2373 Visitas
¿como eliminar Los 3 tipos de grasa abdominal?

La grasa visceral: Son los depósitos de grasa en el epiplón (una gran membrana que protege y apoya a los órganos) en el cuerpo. Esta grasa visceral constituye la mayor parte de la grasa abdominal de una persona.
Cuando nos referimos a “la grasa del vientre” o “barriga”, esto es sobre todo lo que nos referimos.
Este es también el tipo de grasa que, en exceso, lleva al riesgo de enfermedad cardiovascular y el riesgo de otras enfermedades crónicas. Otro término para esto es la obesidad central o androide de grasa. Esta es la grasa mala que se puede modificar a través de la dieta y el ejercicio.





Grasa visceral

La grasa visceral es el tejido graso interno que envuelve el corazón, el hígado, los riñones y el páncreas, así como los espacios intramusculares, pero los científicos no saben exactamente como se incrementa, aunque se ha relacionado con una dieta alta en grasas.









Pero saben que se comporta de manera diferente a la grasa que se encuentra justo debajo de la piel, ya que la grasa visceral es peligrosamente tóxica

Como el Dr. David Haslam, director clínico del Foro Nacional de Obesidad, explica: “La grasa visceral puede parecer una masa inerte de manteca de cerdo, pero en realidad es muy activa y genera un constante bombeo de sustancias tóxicas en el torrente sanguíneo.

La grasa visceral se sabe que causa inflamación en el colon y las paredes de las arterias, así como también es una causa importante de enfermedades que afectan al corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer.

La investigación incluso sugiere que la grasa visceral afecta el estado de ánimo mediante el aumento de la producción de la hormona del estrés, el cortisol y reduce los niveles de endorfinas que son las hormonas que nos hacen sentir bien.

Dependiendo de su ubicación podemos distinguir entre grasa visceral y grasa periférica, pero ¿cuál es más peligrosa?
La grasa corporal, se sitúe donde se sitúe, generalmente es indicador de una mala alimentación y de falta de ejercicio físico. Estos factores pueden hacernos más propensos a ciertas enfermedades, pero un tipo de grasa es más peligrosa que otra: ¿grasa visceral o grasa periférica?
La grasa visceral es aquella que se encuentra en la zona del abdomen y rodea los órganos internos que allí se encuentran. Su situación hace que la barriga sea prominente, y es más común por razones genéticas en hombres que en mujeres (aunque a partir de los 60 años el riesgo es similar en ambos sexos).
La grasa periférica, por el contrario, se almacena en piernas, caderas, glúteos y brazos, y es más común entre el género femenino.





¿Cuál de las dos es más peligrosa?

La más peligrosa de las dos es la grasa visceral, ya que genera una serie de sustancias tóxicas que dan lugar al conocido como síndrome metabólico o de resistencia a la insulina, y que se encuentra relacionado con las enfermedades metabólicas (hipertensión, diabetes), pero también con otras afecciones como patologías osteoarticulares o problemas respiratorios.

¿Cómo sé si tengo grasa visceral?

La obesidad central (la acumulación de grasa visceral) se toma actualmente como un factor determinante e independiente del IMC (índice de masa corporal) para medir el evaluar el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas. El IMC no distingue entre tejido magro y tejido graso, por lo que no se puede utilizar como índice de riesgo cardiovascular.









Para saber si tenemos o no grasa visceral podemos utilizar diferentes métodos, que además son buenos índices de riesgo cardiovascular: la medida de la circunferencia de nuestra cintura, elíndice cintura/cadera y el que se ha incorporado de forma más reciente, el índice cintura/altura(nuestra cintura debería tener el valor de la mitad de nuestra altura).

¿Qué hago para eliminar la grasa visceral?

Podemos minimizar los riesgos de almacenar grasa visceral haciendo ejercicio regularmente y, sobre todo, cuidando nuestra alimentación: reducir el consumo de alcohol y de azúcar y controlar nuestro colesterol, además de llevar una dieta rica en calcio y fibra son pequeños gestos que nos reportarán grandes beneficios.









Hay que tener claro que no nos econtramos sólo ante una cuestión estética: la grasa visceral y la obesidad en sí son factores de riesgo para enfermedades mucho más serias. Por encima de todo es un problema de salud: la buena noticia es que está en nuestras manos solucionarlo.
Nuestro estilo de vida evoluciona hacia siempre hacia un mayor sedentarismo, por lo que es importante que el ejercicio y la alimentación saludable formen parte de nuestro día a día como un habito. No es necesario que seamos atletas de élite o que llevamos una dieta estrictísima: simplemente con pequeños cambios podemos hacer grandes cosas.
Alimentación sana y mucho movimiento: ¡vuestro cuerpo os lo agradecerá!

Comentarios