¿Crees que alimentas bien a tus hijos…? ¿Estás segur@?

8 meses
833 Visitas
¿Crees que alimentas bien a tus hijos…? ¿Estás segur@?

Solo existen dos formas de alimentar a tus hijos: Bien o Mal.











¿Pero qué sucede si crees que estás alimentando bien a tus hijos pero resulta ser todo lo contrario debido al marketing de los productos de alimentación procesados?

Todos hemos sido niños y ahora que hemos crecido nos damos cuenta de lo inocentes que éramos. Qué fácil suele ser engañar a un niño, ¿verdad? Lo saben muy bien las marcas de comida basura que utilizan todo lo que atrae a los niños para hacerles consumir comida basura.









Un ejemplo muy conocido es la famosa cadena de hamburgueserías más grande del planeta, sí, esa que estás pensando, la que empieza por M. Las campañas que ha hecho toda la vida incluyendo juguetes, utilizando un personaje y dando a entender que ese es un lugar divertido.

Juguetes para atraer niños

La herramienta más potente que utilizan las fast food es la de incluir un juguete por la compra de comida. La comida es mucho menos importante para los niños que el juguete de sus dibujos favoritos que se incluye. De hecho las primeras veces que consumen esos alimentos puede que sean capaces de rechazarlos. Eso es debido a que su propio cuerpo rechaza ese “alimento” debido a su baja calidad. La mayoría de estos alimentos son altos en grasa, calorías y sal, y muy bajos en nutrientes esenciales como la vitamina, potasio y hierro.

Además la comida basura contiene sustancias muy adictivas y tras varias veces el cuerpo se acostumbrará hasta convertirse en un problema.

Los restaurantes de comida rápida suelen utilizar envoltorios con personajes de dibujos animados, naturalmente los niños quieren consumir ese alimento sin importarles la calidad del mismo.

Muchos de estos restaurantes utilizan un personaje para los niños y otro personaje diferente para las niñas. De esta manera se aseguran dar con ambos sectores y se aseguran un público más amplio.









Lo mismo sucede con los productos del supermercado, cuyo “packaging” está totalmente diseñado para atraer a los niños. Prueba de ello son estas galletas de la patrulla canina que nos explican la cantidad exagerada de azúcar que contienen.











¿De verdad esta comida es la mejor que puedes dar a tus hijos?

Lugar divertido

Qué mejor forma de atraer a los niños que colocando un parque o zona de juegos para niños. ¿A qué restaurante preferirán ir los niños? Dichas zonas están estudiadas al detalle para atraer al mayor número de niños, muchas de ellas incluyendo televisores con dibujos.

Consejos

Que un niño consuma una comida basura no va a ocasionarle daños severos. Sin embargo el consumo continúo de ese tipo de comida si puede ocasionar trastornos de alimentación, obesidad, diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.









Somos responsables de lo que comen nuestros hijos y debemos darles lo mejor. Debemos leer bien el etiquetado de los productos para saber exactamente qué es lo que les damos. No es fácil ya que la industria y el gobierno dejan un vacío legal en cuanto a cantidades e información en el etiquetado.

Evitar que nuestros hijos vean mucho el televisor para no exponerlos en exceso a los anuncios de restaurantes fast food puede ayudar.

Hay que reconocer que no es una tarea fácil. Estamos inundados de comida basura, y de hecho el 80% de los productos del supermercado contiene azúcares añadidos. ¿Si quitamos ese 80% de productos qué nos queda?

Los alimentos que nos da la Tierra. Esos son los que debemos comer. ¿No sabes de que alimentos hablo?

Los que crecen del cultivo y van directos al mercado sin ser procesados. Los animales que corren y viven de la forma más natural posible.

  • Fruta,
  • verdura,
  • huevos,
  • carne,
  • pescado,
  • frutos secos.

Se consume tanta cantidad de comida basura que hemos olvidado lo que en realidad es comida de verdad.

Consejo final

La próxima vez que vayas al supermercado recuerda que debes leer la etiqueta del producto, si no entiendes los ingredientes que contiene, mejor no lo compres.

 













Comentarios