CUIDA TU SALUD! DESPUÉS DE LEER ESTO NO VOLVERÁS A SENTARTE ASÍ!

Sentarnos con las piernas cruzadas es una costumbre que adquirimos a los pocos años de vida, es algo tan normal que resulta un gesto casi natural, pero ¿te has parado a pensar que tipo de daño podría estarle ocasionando esto a tu cuerpo? Hoy queremos compartir contigo cierta información súper importante que la mayoría de las personas no manejan y que podrían afectar tu salud.

Una serie de eventos se van desatando dentro de tu organismo por el simple hecho de apoyar una pierna sobre la otra, primero que todo mantener una misma postura durante un largo periodo de tiempo podría ocasionarnos parálisis del nervio perineo, esto puede ocurrir en cualquiera de las posturas prolongadas, sin embargo al cruzar nuestras piernas tenemos aún más posibilidades de padecerlo.

En segundo lugar tenemos que permanecer largos periodos con las piernas cruzadas, aumenta nuestra presión en la sangre.

Siete estudios diferentes realizados en el año 2010 comprueban este hecho que incluso indica que aunque no padezcas de problemas de presión en la sangre, puedes correr el riesgo si te sientas de esa manera.