Curiosidades sobre tu lengua que te encantará conocer

Todo nuestro cuerpo es una compleja maquinaria, y cada una de sus piezas tiene un rol tan importante como todas las demás. La lengua, por ejemplo, parece pequeña y poco significativa.

Sin embargo, es el órgano que nos permite hablar, alimentarnos y sentir placer al comer. Resulta, entonces, que es mucho más que un simple pedazo de carne dentro de nuestra boca.

Así como la vez, la lengua es un órgano mucho más interesante de lo que parece, y estas son cinco curiosidades que necesitas saber sobre ella.

1. Es un músculo muy fuerte

No sólo eso. De acuerdo a la información publicada en Livescience, de acuerdo a la relación tamaño/fuerza, nuestra lengua es el músculo más fuerte del cuerpo humano. ¡Increíble!

Además, también es un órgano flexible, que tiene la capacidad de moverse de distintas maneras.

2. Aunque en realidad, no es sólo un músculo

Técnicamente, la lengua está formada por 9 músculos. Estos son: el geniogloso, el hiogloso, el estilogloso, el palatogloso, el faringogloso, el amigdalogloso, el lingual superior, el lingual inferior y el transverso.

Estos músculos son fuertes, flexibles y están en constante movimiento a lo largo del día. Pues ayudan a todo tipo de funciones, como respirar, masticar, tragar saliva y hablar.

3. Tiene huellas únicas

Así como nuestras huellas dactilares son únicas e irrepetibles, un estudio del 2007 ha demostrado que la lengua también tiene información única sobre la identidad.

Así, puede utilizarse para el reconocimiento de personas en distintos contextos, siempre que no sea posible acudir a otro método como las huellas digitales.

4. Tiene muchas papilas gustativas

Específicamente, alrededor de 3000. Sí, tres mil. Cada una de ellas permite identificar distintos sabores: amargo, salado, agrio, dulce y picante.

Y son después de todo las que nos ayudan a comprender cuándo algo que comemos es delicioso. Aunque no todo el mundo tiene la misma cantidad, y eso explica por qué algunas personas parecen sentir más sabor que otras.

5. Nunca descansa

La lengua se está moviendo todo el día. Se expande, se contrae, se aplana, se vuelve a contraer. Al final del día, lo más probable es que la lengua haya hecho varios miles de movimientos.