Los MEJORES remedios

Descubre como diferenciar la miel falsa de la verdadera

La miel es un producto maravilloso, lleno de cualidades que resultan muy beneficiosas para nuestro organismo, desde tratamientos de belleza hasta propiedades medicinales ideales para tratar ciertas afecciones. Aunque desde luego, su consumo debe ser moderado.

Es por ello que en casi todos los hogares podemos encontrar frascos con este dorado elixir, obsequio de la Madre Naturaleza, pero, ¿sabías que la mayoría de las mieles que compras en el supermercado son en realidad falsas?

Así lo revela una reciente investigación, donde sorprendentemente evidencian que existe un alto porcentaje de estos productos que están en realidad alterados, por lo que sus propiedades no tienen el mismo alcance.

Ahora bien, ¿te gustaría aprender a diferenciar la miel verdadera de la «falsa»? ¡Suponemos que así es! Por ello, hemos traído para ustedes estos trucos que les serán de gran ayuda.

Habla un experto

El profesor Vaughn Bryant, de la Universidad de Texas A&M, reconocido especialista en palinología, (Ciencia que estudia el polen y las esporas) recientemente ha presentado un estudio en el que habla sobre los niveles de pureza de la miel comercial.

Las mieles «ultra filtradas»

En su estudio, el profesor comenta que el 76% de las mieles que encontramos en los supermercados han pasado por un proceso de filtrado intenso con el fin de eliminar las «impurezas» y el polen, con el fin de presentar un producto más limpio.

El valor de las impurezas

Sin embargo, el experto señala que son precisamente esos residuos los que le dan a la miel sus maravillosas propiedades.

¿Cómo es eso posible?

Al filtrarse, la miel pierde vitaminas, minerales, aminoácidos y sus propiedades antivirales, antibacterianas y antifúngicas.

¿Entonces por qué filtrarla de ese modo?

El misterio se remonta a Asia, donde se comercializan este tipo de mieles «ultrafiltradas» con el fin de ocultar su procedencia ilegal.

Cuando la miel es pura, se cristaliza con el tiempo, mientras que la alterada se mantendrá líquida, no importa cuanto tiempo la tengas en el estante

Toma un vaso de agua y sumerge allí una cucharada de miel. Si se mantiene intacta es pura, de lo contrario, se disolverá en el agua

También puedes colocar una gota de miel sobre el pulgar. Si esta se escurre hacia un lado, la miel no es pura, si se mantiene en su lugar si lo es

>Otra prueba consiste en colocar algo de miel en un trozo de papel de cocina. Si esta alterada, dejará una mancha mojada, pues le han agregado agua

Si la miel es pura, no dejará mancha alguna. Sin embargo, si la miel ha sido alterada con sirope o jarabes de azúcar, tampoco dejará huellas

Por ello esta prueba no resulta tan contundente y es la menos recomendada

Join The Discussion