Descubre cuándo debemos acudir al ginecólogo

La frecuencia de estas revisiones puede verse modificada dependiendo de cada mujer y de sus factores de riesgo. La especialista en Ginecología, la Dra. Yanara Mohtar, de la Clínica Javier Prado, indica que una gran proporción de mujeres manifiesta temor o incomodidad al momento de acudir al ginecólogo, sin estar conscientes de la importancia que representa para la salud femenina el cumplir con las revisiones ginecológicas de rutina.

Una consulta ginecológica preventiva consta básicamente de: detección temprana de lesiones pre cancerosas y/o cancerosas de vulva, vagina y cuello uterino, de útero propiamente, de ovarios y mamas; siendo estas las principales causas de muerte en mujeres a nivel mundial, razón más que suficiente para no ausentarse de una consulta dirigida por un especialista en esta área.

Bajo condiciones de normalidad (mujer sana), el inicio de las revisiones ginecológicas de rutina debe coincidir al iniciar vida sexual (después de la primera relación sexual e independientemente del número de parejas sexuales) y, desde ese momento, continuar acudiendo al ginecólogo una vez al año durante toda la vida. Todavía tenemos más consejos, sigue leyendo y no te olvides dejar tu comentario al final de este artículo.

Ahora bien, la frecuencia de estas revisiones puede verse modificada dependiendo de cada mujer y de sus factores de riesgo, tanto personales como familiares. Además, el diagnóstico de alguna patología también puede acortar los tiempos en la regularidad de las consultas.

Sin embargo, no debemos restarle importancia a los signos y síntomas propios del tracto reproductor femenino que pudiesen ser sugestivos de alguna enfermedad en particular, siendo los motivos de consulta más comunes: lesiones en genitales externos, cambios en el aspecto del flujo vaginal, sangrado genital anormal, alteraciones en la frecuencia y regularidad de la menstruación, masas palpables o retracciones en la piel de las mamas, entre otros.

La evaluación ginecológica de rutina no debería causar dolor, vale la pena realizarla anualmente para diagnosticar y tratar a tiempo patologías que pudiesen causar lamentables complicaciones en el futuro. La salud femenina garantiza bienestar y calidad de vida; y depende de cada mujer de forma individual. ¿Te gusto lo que leíste? , No te olvides dejar tu comentario y de esa manera aportaras a que esta comunidad siga creciendo.

  • Add Your Comment