Deshacerse de la placa dental, sarro, encías de una manera muy fácil y sin dolor

En la boca habitan cientos de microorganismos entre los que se destaca la bacteria Streptococcus mutans, ubicada entre las piezas dentarias y sobre los relieves de la corona de las piezas premolares y molares.
Cuando en la cavidad bucal se acumulan restos de alimentos por una higiene inadecuada, esta bacteria prolifera con una relativa facilidad, en especial si se trata de hidratos de carbono o azúcares.

En tal proceso de crecimiento bacteriano se produce la liberación de unas sustancias ácidas que, con el pasar de los días, generan la destrucción de los tejidos de los dientes hasta llegar a las terminaciones nerviosas donde origina un intenso dolor.
Sin embargo, en algunos casos, antes de que llegue hasta esa etapa crónica, algunas personas experimentan un dolor más leve que permite detectar más rápido la enfermedad.
Para saber a ciencia cierta si los síntomas que se padecen tienen origen en una caries

Enjuague de salvia y menta
Un enjuague natural con propiedades antibacterianas puede contribuir a frenar el crecimiento de las bacterias que provocan la caries y el mal aliento.
La salvia y la menta son los ingredientes especiales de este remedio, ya que además de combatir las bacterias, también ayudan a aliviar el dolor y la inflamación.

Ingredientes
½ cucharadita de salvia (2,5 g)
½ cucharadita de menta (2,5 g)
½ vaso de agua (100 ml)
1 cucharadita de sal del Himalaya (5 g)
4 gotas de glicerina vegetal líquida

Preparación
Para empezar, se debe preparar una infusión de salvia y menta poniendo a hervir ambas hierbas en medio vaso de agua.
Cuando esté lista, agregarle la sal del Himalaya y las 4 gotas de glicerina vegetal. Remover.
Sumergir el cepillo de dientes en esta mezcla y cepillar los dientes como de costumbre.