Desintoxica tus riñones con un jugo de zanahoria y pepino

Jugo de zanahoria y pepino para desintoxicar tus riñones
Su alta concentración de nutrientes esenciales ayuda a restablecer las funciones de los órganos excretores, siendo determinante para promover la eliminación de las toxinas de la sangre.

Ingredientes:

  • 2 zanahorias
  • 1 pepino
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • El jugo de ½ limón (opcional)

Método de preparación:

 Limpia bien las hortalizas, retírales la cáscara y córtalas en pequeños cubos para facilitar su licuado.
Tras picarlas, agrégalas al vaso de la licuadora y añade un vaso de agua.

Procesa todo por unos instantes, hasta obtener un jugo homogéneo y sin grumos.Sírvelo al instante y, si gustas, agrégale el zumo de medio limón.

Modo de consumo: si tu objetivo es desintoxicar los riñones, ingiere el jugo en ayunas, mínimo durante 3 semanas seguidas.Como complemento de tu dieta, tómalo 2 o 3 veces a la semana.

Beneficios de la zanahoria

Conocida por su alto valor nutricional, la zanahoria es una de las hortalizas más recomendables para el tratamiento de las dificultades renales relacionadas con la acumulación de desechos en la sangre. Contiene grandes cantidades de vitaminas A, B, C y E cuya asimilación ayuda a inhibir los efectos negativos de los radicales libres sobre las células.

Cuenta con una sustancia llamada falcarinol, que protege el vegetal contra el ataque de los hongos y, a su vez, actúa como agente anticancerígeno.

Sus enzimas ayudan a proteger el sistema digestivo y previenen el estreñimiento.Al disminuir la retención de desechos en la sangre, aliviana la carga de los riñones y reduce el riesgo de enfermedades inflamatorias.

Beneficios del pepino

Conocido por ser uno de los alimentos más bajos en calorías, el pepino es un importante aliado para la salud renal y urinaria. Se componen de un 95 % de agua, lo que hace de ellos un poderoso diurético que ayuda a eliminar los líquidos retenidos en el cuerpo.

Aportan cantidades importantes de antioxidantes, vitaminas y minerales que, tras asimilarse, favorecen la descomposición de los residuos que se retienen en los riñones.

Incrementan la producción de orina y favorecen la eliminación de microbios presentes en las vías urinarias.

  • Add Your Comment