Los MEJORES remedios

15 mitos del cáncer de mama

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) 1 de cada 8 mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida. Se trata del tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, por lo que se ha convertido en una triste realidad más habitual de lo que nos gustaría y han surgido muchas leyendas al respecto. Desmentimos 15 mitos del cáncer de mama.

Mitos del cáncer de mama

MITO: Solo las mujeres que tienen antecedentes familiares con cáncer de mama pueden sufrirlo.

REALIDAD: Es cierto que tener un pariente de primer grado que ha tenido este tipo de cáncer duplica tus posibilidades de padecerlo, pero muchas de las mujeres que lo han pasado no tenían ningún factor de riesgo.

MITO: Solo se da en mujeres mayores.

REALIDAD: La mayoría de las pacientes que lo sufren tienen unos 50 años (según la organización británica Breast Cancer Care, el 81% de los casos). Sin embargo, también se puede dar en mujeres más jóvenes.

MITO: Usar sujetadores con aro aumenta las posibilidades de sufrir cáncer de mama.

REALIDAD: Ninguna investigación ha probado que exista una relación directa entre los sujetadores con aros y el cáncer de mama.

MITO: La mayoría de los bultos en el pecho son cancerosos.

REALIDAD: Muchos de los bultos que aparecen en el pecho se producen por cambios benignos. En cualquier caso, los profesionales recomiendan acudir a un profesional médico para verificar cualquier bulto que pueda aparecer.

MITO: Cuando se expone el tumor al aire durante una cirugía, el cáncer se expande.

REALIDAD: El tumor no se expande durante la cirugía porque haya contactado el aire, pero sí que es posible que al abrir los cirujanos se den cuenta de que está más extendido de lo que se pensaba hasta el momento.

MITO: Todo el mundo tienen las mismas posibilidades de padecer cáncer de mama.

REALIDAD: El riesgo de padecerlo aumenta según te vas haciendo mayor. Según la organización BreastCancer, en una mujer de entre 30 y 39 años, el riesgo es del 0,44%. En el rango de 40 a 49 años, la probabilidad asciende al 1,47%. La probabilidad de subirlo aumenta con la edad: de 50 a 59 años, es del 2,38% y de 60 a 69 años, del 3,56%. Como ya hemos mencionado antes, existen otros factores de riesgo como los antecedentes familiares, pero también los precedentes reproductivos, la raza etc.

MITO: Algunos tipos de desodorantes aumentan el riesgo de sufrir cáncer de mama.

REALIDAD: El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos asegura que no hay pruebas suficientes para determinar la relación entre el cáncer de mama y los desodorantes.

MITO: Siempre que hay cáncer de mama, aparece un bulto.

REALIDAD: Según una investigación sobre del National Cancer Research Institute de Reino Unido, a 1 de cada 6 mujeres diagnosticadas con cáncer de mamo no les apareció un bulto en el pecho. Otros de los síntomas pueden ser: anomalías en los pezones, dolor en el pecho, ulceración, etc.

MITO: Una vez que te hacen una mastectomía, no puedes volver a tener cáncer de mama.  

REALIDAD: A pesar de la mastectomía, puede haber casos de reincidencia local.

1MITO: La historia médica de tu padre no te afecta tanto como la de tu madre.

REALIDAD: Los antecedentes de cáncer de mama en la familia de tu padre te afectan tanto como los de tu madre. Debes tener en cuenta la incidencia del cáncer en las mujeres de tu familia para saber cuál es tu factor de riesgo.

MITO: La cafeína provoca cáncer de mama.

REALIDAD:  No existen relaciones directas del cáncer de mama y el consumo de cafeína. De hecho, algunas investigaciones han contemplado ciertos beneficios que el café puede tener en algunos tipos de cáncer. Eso sí, el café siempre en su justa medida.

MITO: Si tienes una alta probabilidad de sufrir cáncer, no puedes hacer nada.

REALIDAD: ¡Todo lo contrario! Cuantas más posibilidades tengas de padecer cáncer de mama, más te debes cuidar. Debes estar muy alerta de las señales que te pueda lanzar tu cuerpo y acudir a un profesional al menor síntoma. Además, hay ciertas cosas que podrían ayudar a reducir el riesgo de que se te desarrolle. Por ejemplo, las mujeres obesas pueden perder peso, hay que eliminar el consumo de alcohol, dejar de fumar, hacerse exámenes habituales, etc. El ejercicio también te irá muy bien.

MITO: Hacerte mamografías anuales te expondrá a mucha radiación que va a incrementar tu riesgo de sufrir cáncer.

REALIDAD: La cantidad de radiación que se utiliza en las mamografías es muy pequeña y no aumenta el riesgo. De hecho, el gran beneficio que supone detectar a tiempo el tumor es mucho mayor que la exposición a este tipo de radiación.

MITO: Las mamografías son muy dolorosas.

REALIDAD: Una mamografía es una radiografía de mama y no duele. El profesional colocará tu pecho en una placa de plástico y la cubrirá con otra para que ejerza presión de forma gradual y que se aplane. El objetivo es que los tejidos queden extendidos y sea más fácil verlos. Resulta molesto pero soportable.

MITO: Los hombres no pueden sufrir cáncer de mama.

REALIDAD: El cáncer de mama puede darse también en hombres, si bien las mujeres somos más vulnerables a sufrirlo.

Join The Discussion