ejercicios faciales para mejorar los signos visibles del envejecimiento

1 año
2795 Visitas
ejercicios faciales para mejorar los signos visibles del envejecimiento

Cuando vamos envejeciendo, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se nota en nuestras caras.





Se forman surcos profundos entre la nariz y la boca, las mejillas se caen, alrededor del cuello aparecen grasas y arrugas.

Un lifting cervicofacial no puede detener este proceso, lo que puede hacer es parar el reloj, mejorando los signos visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de cara y el cuello.

Si está viendo la posibilidad de someterse a un lifting, obtendrá información básica de la Cirugía, como se realiza y qué resultados se pueden esperar, es imposible que todas las preguntas queden contestadas.

Ejercicios  para mejorar los signos visibles del envejecimiento:

Gesticula frente a un espejo: Se puede hacer mientras se baña, repetir las cinco vocales exagerando la dicción, abrir y contrayendo la boca y los ojos, como los músculos del cuello.





Otro: Abrir completamente la boca, nariz y ojos (como si se estuviera bostezando) y mantener esa expresión durante cinco segundos; relajar durante otros cinco segundos y repetir cinco veces el proceso.

Esto favorecerá el trabajo de los músculos faciales para combatir la flacidez.

Músculos faciales: Aprende a contraerlos y relajarlos con firmes masajes, para evitar que la grasa aparezca bajo la barbilla; el movimiento debe hacerse desde la parte más cercana al cuello hasta la barbilla, con la palma de la mano.

Con el dedo índice de cada mano, tira del rabillo de los ojos hasta achinarlos por completo, aguantar cinco segundos.

Sin retirar los dedos y sin permitir que los ojos dejen su forma achinada, intenta juntarlos; esperar otros cinco segundos. Repita esta acción 5 veces.

Otro: Colocar el dedo índice de cada mano a un centímetro de las comisuras de la boca y estira completamente los labios durante cinco segundos.

Sin quitar los dedos, y mantener la tensión, frunce los labios todo lo que se pueda, y repetir esta acción 5 veces.

En pocos minutos más se pueden realizar divertidos ejercicios que proporcionan juventud y vitalidad al rostro.

Comentarios