Elimina el sarro, gingivitis y blanquea tus dientes con esta receta casera

La sonrisa es parte importante en las personas, aunque pudiera considerarse algo superficial, el cuidar la sonrisa es muy bueno tanto para la imagen de las personas como para su salud.

Ya que un buen aspecto es una muestra de que se tiene una sonrisa saludable.

Además, la salud bucal es tan importante como la salud de cualquier otra parte del cuerpo, ya que a través de esta cavidad bucal ingerimos los alimentos y si no se tiene una buena salud en los dientes, el simple hecho de masticar puede llegar a ser muy doloroso y/o molesto.

Uno de los problemas más comunes que tiene la gente en sus dientes es la aparición del sarro, ya que esto hace que los dientes luzcan amarillos y también.

Es una señal de la acumulación de bacterias en los dientes, lo cual posteriormente puede provocar gingivitis o infecciones a nivel faríngeo.

Usa este método casero para eliminar el sarro y mejorar tu sonrisa

Todos sabemos que es recomendable ir al dentista al menos una vez cada cierto tiempo, ya que estos pueden determinar con certeza qué se padece y qué no, además con una limpieza se puede llegar a eliminar el problema de raíz.

Sin emabrgo, si sabemos cuidar nuestros dientes podemos no requerir de tantas visitas al dentista, aunque a veces un simple cepillado después de cada comida no es suficiente.

Por ello te diremos cómo realizar un tratamiento de este tipo de forma casera, para ello solo requieres de lo siguiente:

Ingredientes e implementos:

  • Una cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Media cucharadita de sal.
  • Media taza de agua oxigenada.
  • Enjuague bucal antiséptico.
  • Media taza de agua tibia.
  • Media taza de agua fría.
  • Cepillo de dientes.
  • Hilo dental.

Procedimiento:

Mezcla la sal con el bicarbonato de sodio, moja tu cepillo de dientes con agua tibia para humedecerlo y coloca un poco de la mezcla anterior sobre este.

Cepilla tus dientes al menos por cinco minutos.

Luego, mezcla el agua oxigenada con agua tibia y enjuaga tu boca por un minuto, posteriormente enjuaga con agua fría.

Usa el hilo dental para retirar el sarro y por último enjuaga tu boca con enjuague bucal. Realiza este procedimiento un par de veces a la semana y en un par de ellas notarás la diferencia en tu boca.