Esta es la razón por la que deberías dejar ir a esa persona que no luchó por ti.

3 meses
365 Visitas
Esta es la razón por la que deberías dejar ir a esa persona que no luchó por ti.

El amor es un sentimiento que de no ser correspondido puede transformarse en algo completamente inesperado. Atrás quedan los suspiros, las sonrisas, los sueños de construir un futuro juntos. Miras como esta persona por la que hiciste tanto y a quien sigues amando profundamente se aleja, una y otra vez te quita de su camino, una y otra vez te recuerda que no eres su prioridad.











Al principio intentas racionalizarlo y decirte que simplemente tu amor necesita un poco más de espacio, que es demasiado independiente, que tiene sus propios sueños y que está bien. Pero pronto todo cambia cuando te das cuenta que simplemente se han ido, sin siquiera decir adiós y que claramente te han dejado de lado y para siempre.

No es para nada sencillo admitirnos y aceptar que la persona a la que tanto amamos simplemente ha decidido no seguir luchando por nosotros. Nos quedamos con imágenes y sueños que nunca verán la luz,con planes que nunca dejarán de ser planes, porque incluso si los concretas ellos no estarán a tu lado. No es fácil admitirnos esta verdad, sin embargo es un paso necesario y concreto que debemos dar para seguir con nuestra vida.











Deberás admitirte, por duro que sea que tu pareja ha decidido abandonarte.Suena una palabra fuerte, pero es la verdad: te ha dejado sola en el momento menos esperado, se ha ido porque ha decidido que no valía la pena y lo más probable es que lo haya hecho sin siquiera darte una palabra de explicación al respecto.

Si hay algo que debes comprender es esto: y es queesta persona no se merece tu amor, porque nadie que te trate de esta forma merece ser amado por ti. Tampoco se merece tus lágrimas, ni tus lamentos, porque si somos honestos lo mejor que podría haber pasado es que decidieran irse.
Puede que sientas que aún amas a tu ex y está bien, tus sentimientos son válidos y son reales, pero eso no significa que no puedas decidir comenzar a sanarte. Puede que con el tiempo logres comprender que este amor no era lo que necesitabas, incluso si te enseñó varias cosas, puede que te des cuenta que no valía la pena amar a esta persona. No te merecías ser tratada como fuiste tratada, no merecías que te pegaran de esta forma por tu amor.

Déjalo ir: tu ex ya no es parte de tu vida y tampoco debería serlo. Él decidió olvidarte, decidió no luchar, decidió dejarte y lo menos que puedes hacer por ti y por tu felicidad es olvidarlo también. Olvídalo y recuerda sólo las enseñanzas. Mañana cuando te levantes te sentirás mejor y podrás volver a dejar que la vida te lleve por sus misteriosos caminos: siempre existirá una nueva oportunidad.













Comentarios