Esta gata salvó a un bebé de la muerte al encontrarlo abandonado en la basura

En la creencia popular, las gatas son tenidas por malas madres, y a aquellas mujeres que no muestran afecto por sus hijos, se les dice que son “peores que una gata”. Pero nada más alejado de la verdad. Y para muestra, esta historia real.

Masha es una gata callejera que vive en un vecindario en la ciudad de Obinisk, Rusia. Como es una presencia constante, Masha se ha ganado el corazón de todos los habitantes del vecindario, motivo por el cual siempre la cuidan y le ofrecen comida, especialmente abrigo, dado el frío de la ciudad.

De hecho, la señora Irna Lavoraa, de unos 68 años de edad, la conoce desde hace mucho tiempo y tiene con ella una relación especial.

Cuenta Irna que un día, después de botar la basura, escuchó un ruido que provenía del sótano del edificio en el que vivía alquilada. Este ruido tenía las características de una especie de lamento, de manera que de inmediato lo relacionó con Masha, y pensó que algo le estaría ocurriendo.

Preocupada y alarmada, decidió bajar al sótano, pero nunca creyó que encontraría lo que encontró: un bebé dejado en la basura, y Masha dándole calor para que no muriera de frío.

Al ver esto, Irna llamó de inmediato a las autoridades. Una ambulancia se presentó. El bebé necesitaba algunos cuidados, aunque estaba a salvo. Al ver que se lo llevaban, Masha mostró su instinto maternal y salió corriendo detrás de la ambulancia, de tal manera que conmovió no solo al vecindario sino incluso al equipo médico. Dicen que unos días después aún Masha se sentó a esperar el retorno del bebé.

En cuanto a él, las autoridades están buscando a sus padres biológicos para establecer responsabilidades sobre el asunto. Entre tanto, se sabe que el bebé está en buenas manos.

¿Qué le ha parecido esta historia? ¿No es impresionante?

  • Add Your Comment