Esta pareja adoptó a los niños que nadie deseaba y les dio la oportunidad de ser felices

Cuando Melissa conoció a Chris ya sabía que nunca podría tener hijos y por ello fue sincera sobre ese asunto con él desde el principio, para Chris no hubo problema pues la amaba y la aceptaba tal y como era. Sin embargo, Mellisa siempre tuvo claro que no poder tener hijos no significaba que no pudiera ser mamá.

Desde muy joven fijó sus objetivos en la adopción, como la manera de ayudar a niños que no tuvieran padres y cumplir al mismo tiempo sus deseos de ser parte de la crianza y formación de un ser humano.

No obstante al plantearse cual era la manera más eficaz de ayudar, entendió que ser hogar temporal era la opción más necesitada y menos ofrecida por las personas. Es decir, muchos quieren adoptar un bebé para cuidarlo el resto de la vida, peo pocos quieren abrir las puertas de su casa para cuidar de un niño un tiempo limitado mientras sus padres biológicos resuelven las situaciones que les impiden encargarse de ellos.

Le comentó su nueva idea a Chris y a él le encantó, la apoyó al 100%.

De inmediato dieron inicio al arduo proceso para convertirse en hogar temporal, al fin lograron completar todos los requisitos y los pusieron en la lista de espera.

No pasó mucho tiempo para que recibieran la primera llamada. Esta cambiaría sus vidas para siempre.

Se trataba de una bebé que había nacido en un baño, hija de una mujer drogadicta.La niña tenía un grave problema en los riñones y no hubo otra opción que extirparlos, lo cual obligaba a que se le hiciera diálisis todos los días. Por supuesto el panorama no era muy alentador, pues que familia querría someterse a una rutina tan exigente tratándose de un niño que ni siquiera era de ellos.

Pues la respuesta estaba en el hogar de Melissa y Chris. Cuando les contaron toda la situación, la respuesta de él fue: “suena perfecta” y esto resume el amor tan grande e incondicional que estaban dispuestos a dar.

A partir de ese momento la niña tuvo muchos más problemas de salud y cada día a su lado fue todo un reto, pero gracias al empeño de estos dos amoroso padres todo al final resultó bien.

Más o menos un año más tarde la madre biológica de la pequeña fue declarada no apta para volver a cuidar de su niña y esta entró en calidad de adoptable. Melissa y Chris la amaban tanto que de inmediato se ofrecieron para ser sus padres.

Luego del proceso respectivo pudieron adoptarla y allí comenzó una cadena larga que finalizaría con su cuarta adopción. En todos los casos se trató de niños con condiciones muy difíciles que hacían practicamente imposible que alguien se comprometiera a cuidar de ellos.

Sus acciones son un ejemplo de amor y esperamos que vengan en el futuro muchos años para que pueden seguir haciendo de este mundo un lugar mejor. Gracias Melissa y Chris!

  • Add Your Comment