Hermanas indiscretas son sorprendidas por la madre que con zapato en mano las ajusticia

La adolescencia es un periodo muy difícil de afrontar para los padres, pues supone nuevos retos que no habían tenido que vivir durante la niñez de sus hijos, además es la etapa en que las personas están descubriendo cosas nuevas que los llevarán a formar su personalidad definitiva, por ello este momento de vida suele ser de mucho riesgo.

Como es normal, los padre al haber transitado ya por esos caminos y haber aprendido de nuestra propia experiencia, intentamos evitar que nuestros hijos sufran los dolores, decepciones y equivocaciones que trae la falta de madurez, carácter y conocimiento propio de su edad, entonces, recurrimos en ocasiones a la prohibición y el castigo para lograr nuestro propósito.

Pero la vida nuevamente nos dará una dolorosa lección: nadie aprende por la experiencia ajena. Y así poco a poco vamos comprendiendo que lo único que podemos hacer es confiar en que todo aquello que les enseñamos en sus primeras etapas, haya sido lo suficientemente coherente y contundente para que su propio criterio los conduzca a tomar las mejores decisiones para si mismos.

Tal vez a la mamá de este par de hermanas aún le falta comprender que por más que castigue a sus hijas, ellas no dejarán de hacer lo que consideran importante para su momento de vida y si bien la comprendo porque es fundamental que las chicas se valoren y eviten por presión social conducirse hacía experiencias que limiten el desarrollo de su futuro, como por ejemplo, un embarazo no deseado, sólo en su criterio ellas lo lograrán y podrán bailar y divertirse con tranquilidad sin que ello signifique que posteriormente tomen una mala decisión.

En el vídeo podemos observar a dos lindas chicas practicar un sensual baile frente a sus teléfonos cuando la madre que porta un canasto de ropa entra a la habitación y las ve. Esto genera en ella inmediato disgusto y sin pensarlo ni por un segundo se saca su zapato y les da un par de golpes. Las chicas totalmente sorprendidas y adoloridas por la paliza coren por la habitación sin saber muy bien que hacer, sólo una de ellas atina a llegar tan pronto puede a su teléfono para interrumpir la grabación.

El vídeo ha generado opiniones divididas para algunos las chicas no estaban haciendo nada de malo, para otros la madre hizo muy bien en corregir su comportamiento de esta forma.

Mira en el vídeo a continuación y cuéntanos tú qué piensas al respecto.

  • Add Your Comment