Herpes labial, síntomas y formas de contagios

1 año
5986 Visitas
Herpes labial, síntomas y formas de contagios

El herpes es una enfermedad viral provocada por el virus del Herpes simple tipo 1.





Localización del herpes

El herpes puede aparecer en los labios. En este caso, se denomina “herpes labial o “ampolla de fiebre”.
El herpes también puede aparecer en las zonas genitales. En este caso, se denomina “herpes genital”. Este tipo de herpes es considerado como una infección de transmisión sexual.

Asimismo, el herpes puede aparecer en otras partes del cuerpo como, por ejemplo, en los ojos (herpes oftálmico).

Síntomas del herpes labial

Las ampollas
El herpes labial provoca la aparición de ampollas que se secan rápidamente.
Enseguida, estas ampollas se abren y forman una herida que desaparece después de unos cuantos días.
Por lo general, estas heridas no dejan ninguna cicatriz.

Dolor y ardor
Por lo general, esta herida causa una sensación de dolor, ardor y picor durante varios días hasta que desaparece.
Cansancio, fiebre y dolor de cabeza





Una crisis de herpes (sin importar su localización) se presenta acompañada de un estado de fatiga, fiebre y dolor de cabeza.
Contagio del virus del herpes labial

El herpes es una infección viral muy contagiosa.
El herpes se transmite por contacto directo con los labios de una persona infectada.
Asimismo, el herpes puede ser transmitido durante una relación sexual.
Además, el virus puede extenderse hacia otras partes del cuerpo (ojos, nariz…).
El virus puede permanecer “inofensivo” durante mucho tiempo hasta que algún factor favorezca su reaparición.

El período de contagio
El contagio es posible desde antes de la aparición de la ampolla.
Algunas personas son portadoras del virus pero no presentan síntomas. A estas personas se les denomina “asintomáticas”.
Las personas asintomáticas también podrían contagiar a otras personas.

Recomendaciones
Las personas que presentan herpes deben:
Evitar el contacto directo, de piel a piel, con otras persoans.
Evitar el contacto con las mujeres embarazadas, recién nacidos y con cualquier persona inmunosuprimida.
Evitar contagiar otras partes del cuerpo.

Comentarios