La esposa desaparece y él la encuentra en Instagram viviendo con otro

8 meses
1839 Visitas
La esposa desaparece y él la encuentra en Instagram viviendo con otro

Anna Zayachkovskaya, ex Miss Ucraina, le dijo a su esposo, seis meses atrás, que se iba a fumar un cigarillo. Se fue a otro país con un amante.











Hay veces que los chistes se vuelven hechos reales. En muchas oportunidades se usó el sketch del marido que le decía a la mujer que iba a comprar cigarrillos y desaparecía para siempre, escapando con la amante. Esta vez se dio, pero a la inversa. Y el matrimonio no está integrado por dos desconocidos. Él es un empresario multimillonario y ella fue la mujer más linda de su país.









Fue amor a primera vista. Ella es Anna Zayachkovskaya, de 24 años, que fue Miss Ucrania en 2013. Bellísima. Deseada. Y en la rueda de los pretendientes la sortija la sacó un italiano, Gianluca Cervara, un empresario milanés de 40 años. Multimillonario. Nunca un albañil o un colectivero, dirá alguno. Y habrá que darle la razón al mal pensado.

El 22 de diciembre del año pasado la pareja se casó por civil en Ucrania y fijó para el próximo 21 de septiembre el casamiento por iglesia, con toda la pompa, en una isla italiana. No sabemos si cumplían con el requisito de la frase hecha “la pareja perfecta”, pero nada hacía presagiar la historia, entre policial y grotesca que surgiría en los pocos meses de convivencia.

La pareja decidió vivir en Milán, donde el hombre tiene sus empresas. El pasado 1° de julio, Anna le dijo a su esposo: “Hace mucho calor en casa. Voy a bajar a tomar un poco de aire y fumar un cigarrillo”. Gianluca se quedó mirando televisión, hasta que miró el reloj. Hacía una hora que la hermosa Anna había salido. Esa hora se multiplicaría por días, semanas y un par de meses.

El italiano subía a Instagram estas fotos junto a ella.

El italiano hizo la denuncia por desaparición de persona. La buscó por cielo y tierra. Fue a hablar con sus amigas, viajó a Ucrania a ver a los padres de la chica. Nada. Si la Tierra traga gente, a ella se la había devorado. Hasta que Gianluca empezó a sospechar por un par de detalles no menores.



















La chica se había llevado sus documentos, el celular, y algo más: unos 6.000 dólares que sacó de la caja fuerte de su marido. Mucha plata para ir a tomar un poco de aire y fumar un cigarrillo. Pero el hombre buscaba y no podía encontrarla.

Hasta que la semana pasada, mientras daba vueltas en su computadora, pasando de un perfil de Instagram a otro, se encontró con la peor de las verdades. Anna estaba viva. Y la estaba pasando bomba en Nueva York. En otro país, con una nueva pareja y trabajando como modelo.

Al Tano se le fue todo el amor que sentía por la ucraniana. Y en 24 horas denunció civilmente a su esposa “por violar el acuerdo prematrimonial que tenían”. Y comenzó el culebrón.

Entrevistada por un medio ucraniano, la chica dijo: “Escapé del infierno.Ese hombre es un violento que me pegaba repetidamente. La primera ocasión fue en Ucrania. Tuve que ir a refugiarme en la casa de mis padres en Ivano-Frankivsk (NdR: un pequeño pueblito). No les dije lo que me había pasado y cuando él vino a buscarme decidí darle otra posibilidad. Nos casamos y creí que comenzaba una nueva vida”.

En el mismo reportaje, la chica continuó contando su calvario: “No bien llegamos a Italia comenzó a pegarme nuevamente. No podía vivir más así. Era una jaula de oro. Tuve que decirle que iba a fumar un cigarrillo para poder huir. Me tenía prácticamente secuestrada. Ahora soy feliz. Trabajo en mi profesión, cosa que él me prohibía, vivo con la persona que quiero y en el lugar que quiero”.









El marido no se quedó atrás y contraatacó: “Mirando sus fotos en Nueva York y viendo que trabaja como modelo, no la está pasando mal. Se muestra en hoteles de cinco estrellas y no parece para nada infeliz. En dos meses me abandonó para pasar a la cama de otro de quien dice estar enamorada.Es muy falsa. No crean que es la persona que dice ser. Vende una imagen distinta”.

El viejo sketch de voy a comprar cigarrillos y vuelvo se hizo realidad. Anna fue de Milan a Nueva York para encontrar los rubios perfectos para su paladar. Y se los fumó a todos…













Comentarios