La leche materna y sus propiedades nutricionales.

10 meses
1911 Visitas
La leche materna y sus propiedades nutricionales.

A pesar de lo que muchos piensan la leche materna no siempre es la misma; dependiendo de la etapa concreta la composición, capacidad nutritiva y denominación varían en cuatro tipos: pre calostro, calostro, leche transicional y leche madura.











El precalostro se forma durante el tercer trimestre de gestación, cuando los pechos empiezan a secretar un líquido que se encuentra formado por plasma, sodio, cloro, inmunoglobinas, lactoferrina, seroalbúmina y algo de lactosa. Es una señal de que los pechos se están preparando para amamantar al nuevo bebé.








  • Al final del embarazo y durante los primero días de lactancia empieza a secretarse otra sustancia denominada calostro; densa y de aspecto amarillento. También se le conoce como el “oro líquido”, ya que para el bebé es una importante fuente de proteínas, anticuerpos, vitaminas A, B12 y E, minerales y hormonas. Estos nutrientes favorecen el crecimiento de la microflora intestinal y el paso de las primeras heces del lactante (meconio).
  • Después, ya en la segunda semana de lactancia, nos encontramos con la leche transicional; que ya contiene una cantidad más elevada de grasa y lactosa; además de menos proteínas y minerales que el calostro. A partir de los 15 días desde el parto se produce y secreta la leche madura; con más grasa y lactosa que la transicional.

Entorno al 75% del volumen ingerido se distribuye durante los primeros 5 a 10 minutos, aportando la mayor parte de vitaminas, proteínas (vitales para evitar infecciones en el lactante), lactosa y minerales; pero sólo el 50% de las grasas, y por ende, gran parte de la carga calórica; vital para el crecimiento adecuado del bebé.



















Por ello es importante dejar relajadamente al bebé tomar según sus necesidades, sin andar cronometrando; ya que si se retira antes de tiempo puede que haya tomado poca grasa y no se sienta satisfecho. Incluso puede ser un factor en el bajo peso durante las primeras semanas. Así pues cuidado con las prisas y el estrés, pues si se interrumpe el proceso natural habría que recurrir a la leche formulada.









Como bien sabréis es la solución para aquellas madres que no pueden dar pecho a su bebé, tienen poca leche o directamente es de mala calidad. En esos casos este producto supone una fuente alimenticia vital para el bebé, pues sin ella podría perder peso y acabar desnutrido; algo que si ya de por si es grave, en esas edades es aún más complicado si cabe.













Comentarios