Las piernas hinchadas son agua pasada. Adiós a la retención de líquidos con este truco

8 meses
367 Visitas
Las piernas hinchadas son agua pasada. Adiós a la retención de líquidos con este truco

¿Sabes lo que es levantarse por las mañanas, subirse al peso y descubrir de pronto que pesas 2 ó 3 kilos más de lo normal, a pesar de no haber comido casi nada en todo el día? ¿Puede una persona comer tanto que al pesarse encuentre tamaña diferencia de peso?





La realidad es que no. Estos cambios extremos de peso se deben a menudo a la retención de líquidos. La hinchazón afecta sobre todo a mujeres embarazadas, personas no muy activas o como efecto secundario de algunos medicamentos. Muchas veces estos líquidos se traducen en piernas, dedos y articulaciones hinchadas. No sólo es incómodo, sino que puede afectar al tejido conjuntivo y se asocia frecuentemente con un aumento de peso constante.

Pero afortunadamente, la retención de líquidos se debe casi siempre a un problema muy simple que puede ser resuelto fácilmente. Aquí puedes encontrar las diferentes razones por las que ocurre y qué puedes hacer para solucionar el problema.

Demasiado sodio
Las comidas saladas normalmente causan retención de líquidos, especialmente si no bebes suficiente agua. Por eso es importante poder limpiar la sal de nuestro cuerpo. Cuando el cuerpo toma demasiada sal, retiene agua para poder mantener un equilibrio saludable. En casos extremos, las células pueden incluso aumentar 20 veces su tamaño inicial. Afortunadamente, la solución es bastante obvia: come con menos sal y evita alimentos procesados.

La comida rápida y los alimentos ya preparados tienen normalmente una mayor concentración de sal para aumentar su sabor. Este también es el caso de las sopas de sobre y las pizzas congeladas. En lugar de eso, come más verduras frescas y salsas con pequeñas dosis de sal.





Beber demasiado poco
Muchas personas todavía no beben suficiente agua. Cuando esto ocurre, nuestro cuerpo intenta compensar esa falta y termina almacenando todo el agua que puede. Y esto es lo que lleva a la retención de líquidos. La solución es, por supuesto, beber más cantidad de agua y más a menudo.

Fundamentalmente, 8 vasos de agua serían la cantidad perfecta. Además, consumir alimentos que tienen mucha agua, como pimientos y pepinos, ayuda mucho. La ventaja está en que en el proceso tomas también vitaminas adicionales.

Falta de magnesio
La falta de magnesio conlleva también a la retención de líquidos. Nuestros cuerpos necesitan este mineral para casi cualquier función. Si no lo tenemos, nuestros cuerpos no funcionan bien y terminan por retener agua. Por suerte, la solución es simple y está deliciosa.

Si comes frutos como el aguacate o consumes espinacas y yogurt, los niveles de magnesio se elevarán y tu cuerpo volverá a funcionar correctamente. Los productos integrales y las verduras de color verde de cualquier tipo son ricos en magnesio. De esta forma, el exceso de piel y los cambios exagerados de peso no volverán a ser un problema.

Con estos consejos, ayudarás a tus células a volver a su tamaño normal y reducirás la retención de líquidos. Sin embargo, la retención de líquidos se asocia normalmente a un estilo de vida nada saludable. El ejercicio también ayuda a reducir esta hinchazón y estirar los tejidos. Si, a pesar de esto, los síntomas continúan durante mucho tiempo sin tener ninguna explicación, deberías acudir al médico.

Comentarios