Lavate los dientes, Una trágica historia de pobreza

3 meses
481 Visitas
Lavate los dientes, Una trágica historia de pobreza

Ana Cardoso es una niña de 10 años, que vivió una de las peores cosas que una persona podría imaginar. Y es que luego de varias semanas de sentir que algo se movía en sus encías y un muy mal aliento, cuando por fin su madre la llevó al odontólogo, no podía creer qué era lo que le provocaba esos malestares. Su caso ha dado la vuelta al mundo pues no se había visto algo igual.











Ana vive en Brasilia, la capital de Brasil, después de ir a la escuela ayudaba a su madre en casa, limpiaba, ponía la mesa y ayudaba en lo que podía a preparar la comida. Así, un día le dijo a su mamá que tenía picazón en las encías y que sentía que algo se movía dentro de ellas. Su madre le dijo que era algo imposible, pero como Ana no decía mentiras, tras dos semanas de insistir y lavarle bien los dientes, acudieron al odontólogo.

Ahí se le hicieron unos estudios a Ana y se descubrió que tenía 15 gusanos en el interior de sus encías.

El dentista la diagnosticó con “Miasis oral”, un padecimiento que se da cuando larvas de moscas se anidan en la piel o el órgano de algún mamífero y después se convierten en gusanos que se alimentan de sus tejidos.

Al realizar la investigación correspondiente, el dentista hablo a las autoridades, pues es su debes cómo médico avisar cuando se presente un posible caso de abuso infantil o malos cuidados de un menor.











Cuando las autoridades judiciales visitaron la casa de la pequeña, descubrieron que vivía en circunstancias muy lamentables, pues su hogar era muy pobre y su madre tenía que trabajar largas jornadas laborales, para poder mantener esta pequeña y sus hermanos.

Después de hacer más investigaciones, descubrieron que era el padre de la menor el encargado de cuidarla y alimentarla y fue él quien resultó responsable de la enfermedad de la pequeña, pues se comprobó que en más de una ocasión, le dio a sus hijos comida podrida con larvas para que se alimenten, pues se gastaba el dinero para los alimentos, en alcohol y sustancias ilegales.
La madre decidió tomar cartas en el asuntó y retiró el derecho del padre de ver a sus hijas y por eso, el hombre bajo la influencia decidió robarse a una, por lo que la policía lo detuvo y condenó a 8 años de prisión por secuestro y robo a mano armada.

Respecto a la pequeña con larvas en la boca, este era el único caso que se conocía en Brasíl de miasis en las encías, así los que los médicos decidieron grabar la cirugía de Ana y las imágenes son simplemente impactantes :

Hoy Ana está completamente recuperada y aunque lava muy bien sus dientes y todo lo que come, su caso ha servido para hacer conciencia de lo importante de mantener la boca limpia.













Comentarios