Lo afirma un estudio, Para proteger el cerebro: tres litros de cerveza o vino a la semana

Lo afirma un estudio, que también descubrió que tanto pasarse de esa media como no tomar nada en absoluto incrementa el riesgo de demencia.

Ni nada ni, mucho menos, demasiado. Parece que beber alcohol tiene una media que puede ser beneficiosa para la salud, pero más o menos que esa medida puede traer trastornos mentales. Así lo afirma un estudio de la University College London, en Inglaterra.

Alertan sobre los chicos “dispersores de piojos” en las escuelas

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en el BMJ, descubrió que aquellas personas que eran abstemios hacia la mitad de su vida tenían un 47 por ciento más de probabilidades de desarrollar la condición de desgaste cerebral.

Pero el riesgo también aumentó en un 17 por ciento por cada tres bebidas adicionales por encima de seis (pintas). No se sabe por qué la bebida moderada tiene un efecto protector.

No se sabe por qué el alcohol tiene efecto protector.

Las razones por las que la abstinencia y el consumo excesivo de alcohol son dañinos se cree que son diferentes. “Dado que se espera que la cantidad de personas que viven con demencia se triplique para el año 2050 y el hecho de la ausencia de una cura, la prevención es clave”, declaró el investigador Dr. Severine Sabia. “Mostramos que tanto la abstinencia del alcohol a largo plazo como el consumo excesivo de alcohol pueden aumentar el riesgo de demencia”, agregó.

No se sabe por qué el alcohol tiene efecto protector.

Para el trabajo, los investigadores analizaron datos de 9.087 funcionarios públicos británicos de entre 35 y 55 años. Los resultados mostraron que 23 años después, 397 habían desarrollado demencia, a una edad promedio de 76 años.

Seis causas que nos llevan a comer en exceso

“Un estilo de vida saludable, que incluye reducir el exceso de alcohol, puede mejorar la salud y reducir el riesgo de demencia. Un buen lema tiende a ser, lo que es bueno para tu corazón es bueno para tu cerebro”, cerro la Dra. Sara Imarisio, de Alzheimer’s Research UK.