Los MEJORES remedios

Los 8 mejores remedios caseros para el dolor de muelas 100% efectivos

Buscas remedios caseros para el dolor de muelas y por eso has acabado en esta página, ¿me equivoco? Te aseguro que puedo entender lo que estás sufriendo, porque hace poco yo también pasé por un fuerte dolor de muelas.

Así que te voy a compartir las claves que yo utilicé para reducir el dolor y que me funcionaron bastante bien.

Remedios caseros para el dolor de muelas

¿Qué es exactamente el dolor de muelas?

El dolor de muelas es la percepción sensorial de molestia o desagrado profundo en una muela, diente o varios. Normalmente suelen deberse a una infección o al proceso de movimiento y salida de las piezas dentales.

Las infecciones, por su parte, pueden aparecer por cortes espontáneos en la boca, producidos al masticar ciertos alimentos, o por una higiene bucal insuficiente que facilite la aparición de caries.

Otras veces, el dolor de muelas puede venir ocasionado por mantener apretada la mandíbula de forma consistente mientras se está despierto o dormido, y por el comúnmente conocido como rechinar de dientes o bruxismo.

A continuación, voy a ofrecerte los mejores remedios caseros para el dolor de muelas. No obstante, debes tener en cuenta que para el tratamiento adecuado de esta afección es necesario que visites a tu médico de confianza o vayas directamente al dentista.

Hielo
Si el dolor viene acompañado de inflamación, lo primero que debes hacer es aplicar hielo a la zona dolorida. Puede ser por dentro o por fuera de la boca. Para aplicarlo por dentro, simplemente mueve un cubito de hielo alrededor de la zona con la lengua.

Para aplicarlo por fuera de la boca, envuelve en un trapo fino unos cubitos y aplícalo donde te duela. Si no tienes inflamación, el hielo también te ayudará con el dolor temporalmente, porque adormecerá la zona afectada.

Enjuague de agua con sal
También se puede hacer con agua oxigenada, pero esta combinación reducirá de forma más natural y menos arriesgada el dolor de tus muelas y las posibilidades de infección.

Toma un vaso de agua templada y añádele un par de cucharadas de sal. Remuévelo un poco hasta que la sal se disuelva, y enjuágate con la mezcla después de cada comida. No reutilices el agua después de haberte enjuagado.

Bicarbonato
Es un ingrediente muy común en las casas, utilizado para tratar afecciones del estómago. Enjuagarte con tres partes de agua y una de bicarbonato puede ayudar a que la infección remita. El agua puede estar fría o templada.

Por cierto, el bicarbonato es agresivo con la dentina que es un elemento del esmalte, así que no se debe abusar de este remedio. Utilizarlo durante un par de días estará bien, en combinación con algún otro de estos remedios.

Pasta de cebolla y patata
La cebolla es un antiinflamatorio que funciona muy bien con la patata por sus propiedades analgésicas. Pica muy fino un poco de cebolla y un poco de patata y mézclalo hasta lograr formar una pasta. Aplícala directamente.

Si quieres, puedes utilizar solamente rodajas finas de patata o la cebolla cortada de la misma manera.

Hojas de té negro o manzanilla
Si eres aficionado al té negro, estás de enhorabuena, porque las hojas de la planta de té negro contienen un poderoso analgésico, el ácido tánico. Cuando hayas hecho té, recuerda guardar la bolsita y aplícala en la zona cuando lo necesites.

Este remedio lo puedes utilizar igualmente con manzanilla si no tienes té negro a mano. Es un buen calmante y cicatrizante y ayudará a que tu sensación de dolor mejore. Aplica la bolsita un poco humedecida durante unos minutos, y listo.

Pasta de limón, ajo y miel
El limón es un poderoso antibiótico, así como la miel es un antiinflamatorio muy eficaz. El ajo, por su parte, es un analgésico, así que la combinación de estos tres ingredientes puede resultar muy útil.

Simplemente, pica un diente de ajo o machácalo, y mézclalo con una cucharada de miel. Añade unas gotas de zumo de limón, y aplica la pasta directamente en tu boca en el foco del dolor.

Enjuague de ginebra
Si eres de los que toleran el sabor de la ginebra sin problemas, puedes probar a hacer enjuagues con esta bebida. Su alto contenido en alcohol hará que la zona se desinfecte. Puedes, si quieres, mezclarlo con un poco de agua.

Te recomiendo que no utilices este remedio en niños bajo ningún concepto, pueden tragar el líquido en cualquier momento sin darse cuenta y el alcohol es especialmente nocivo en personas en desarrollo y crecimiento.

Aceites esenciales
Los mejores antiinflamatorios que se presentan en aceites esenciales son el tomillo, el té, la albahaca, la menta, la canela y el clavo. Cualquiera de estos aceites esenciales empapados en un algodón o aplicados directamente pueden ayudarte a mejorar la sensación de dolor.

Recuerda que si los aplicas directamente sobre la zona, podrán mezclarse con la saliva y acabar en otro lugar, o siendo ingeridos sin haber hecho efecto.

Si no tienes un algodón a mano o no quieres servirte de él, puedes preparar enjuagues si quieres con agua templada y gotas de aceite, para asegurarte de que el remedio llega a todos los rincones.

si tienes dolor de muelas, especialmente si es insistente y frecuente, acudas a un especialista.

Join The Discussion