Maneras de cuidar el útero para tener mejores ciclos menstruales

lo llaman al útero, “palacio interior de una mujer” y “palacio del niño”. Se llama un palacio porque es el lugar para crear y nutrir a una generación futura – los próximos hijos e hijas. Es un lugar sagrado que necesita atención y cuidado especial.

Cuidar el útero para tener mejores ciclos 

1. Productos de carne y lácteos comercializados como carne de res, cerdo, pollo, leche, mantequilla, queso y helado. Estos productos están contaminados con hormonas de crecimiento bovino y nos exponen a una cantidad significativa de xenoestrógenos.

2. Cualquier cosa que contenga residuos de insecticidas o plaguicidas, también puede tener efectos estrogénicos. Esto incluye todo lo que comemos de granos, frutas, nueces, legumbres y las verduras. Trata de comer alimentos orgánicos locales siempre que sea posible.

3. Agua del grifo. Desafortunadamente gran parte de nuestra fuente de agua está contaminada con derivados de petróleo – la fuente primaria de xenoestrógenos. Trata de beber agua filtrada siempre que sea posible.

4. Champús, lociones, jabones, pastas dentales, cosméticos y otros productos de cuidado personal que contienen parabeno o fenoxietanol, compuestos químicos ampliamente utilizados por las industrias de cosmética y farmacéutica como conservantes.

Los xenoestrogenos que entran en la piel van directamente al tejido sin pasar a través del hígado, para la desintoxicación. Así que son 100% absorbidos por el cuerpo y puede ser 10 veces más potente que los consumidos por vía oral.

5. Los plásticos blandos utilizados como materiales de embalaje a menudo son tratados con compuestos químicos llamados ftalatos, un xenoestrogeno para aumentar su flexibilidad. Esto incluye alimentos envueltos de plástico y calentados en el microondas, contienen algunos de los niveles más altos de xenoestrogen. Por lo tanto, no calientes alimentos o agua con plástico en el microondas. Evita beber café u otros líquidos calientes en vasos de espuma de poliestireno. Trata de almacenar tus alimentos en recipientes de vidrio siempre que sea posible.

6. Aditivos alimentarios artificiales, incluyendo edulcorantes artificiales y MSG. Según un estudio publicado en la revista Chemical Research in Toxicology, 31 sustancias añadidas a los alimentos con el propósito de preservarlos, teñirlos, y darles textura y sabor, tienen potenciales efectos estrogénicos. El galato de propilo y el 4-hexilresorcinol, son dos aditivos que deben ser especialmente vigilados.

También evitar los alimentos enlatados, que, por lo general, están revestidos con un revestimiento de plástico que contiene bisfenol-A (BPA), un xenoestrogeno. Trata de recortar los alimentos procesados y envasados.

7. Alimentos que contienen proteína de soya y aislado de proteína de soya. Estos alimentos están llenos de cantidades condensadas, anormalmente altas de estrógeno vegetal, que también puede conducir a la dominancia de estrógenos. Come soja orgánica, edamame, tofu o tempeh en su lugar.

8. Las tollitas suavizantes para usar en secadoras, cargan con xenoestrógenos que hacen que tu ropa se sienta suave y fresca. Estos xenoestrógenos residuales pueden permear tu piel e ir directamente a tus células. Utiliza un suavizante líquido natural o ½ taza de bicarbonato de sodio en el ciclo de enjuague

9. Productos menstruales desechables. En los tampones convencionales ya se han detectado dioxinas, una clase de contaminantes químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, problemas reproductivos y de desarrollo, enfermedades del corazón y diabetes. Evita los tampones y las compresas higiénicas que contienen cloro, fragancia, cera, surfactantes, rayón, etc. Utiliza los de algodón orgánico u otros materiales naturales.

10. Las píldoras anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal convencional (TRH), contienen hormonas sintéticas que pueden interrumpir nuestro equilibrio hormonal natural. Existen alternativas naturales y efectivas de control de la natalidad sin los efectos secundarios de las píldoras.

Mejora la inmunidad de tu útero
El limón es rico en vitamina C y puede ayudar a mejorar la inmunidad del útero de las bacterias externas. Así que empieza a beber una taza de agua caliente con el jugo de un limón en la mañana.

  • Add Your Comment