Manos rojas: causas y remedios

1 año
2581 Visitas
Manos rojas: causas y remedios













Las mujeres son más propensas a tener las manos rojas, a veces incluso cianóticas, con las palmas y los dedos que pican y están hinchados. Cuando el fenómeno, sin embargo, no es temporal ni ligado a un descenso de las temperaturas, este trastorno puede indicar alguna patología específica.

Causas y tipos

Si el trastorno de las manos rojas no es temporal, puede estar causada por algunas patologías reunidas bajo la definición de acrosíndrome, o pertenecientes a los trastornos de la vaso-motilidad cutánea de las extremidades.

La eritromelalgia, por ejemplo, es un trastorno que afecta a los pequeños vasos sanguíneos. El mecanismo que regula la motilidad, de hecho, no funciona de manera óptima y se produce una vasodilatación que causa que la sangre fluya a las manos con dolor. Esta condición empeora con el frío, un aumento repentino en la temperatura o en caso de consumo excesivo de alcohol. La eritromelalgia es diagnosticada por un especialista a través de análisis específicos que permiten que el médico prescriba el cuidado apropiado.

La acrocianosis es un trastorno que afecta a los extremos de los miembros, determinado por una falta de flujo de entrada de sangre arterial hacia la piel. Esta enfermedad implica dedos con colaración rojo oscura o cianótica e hipotermia.













La enfermedad de Reynaud, por último, también esta ligada al mal funcionamiento de los vasos sanguíneos periféricos donde una isquemia impide el adecuado flujo de sangre a los dedos. En presencia de este trastorno, en un primer momento los dedos se vuelven blancos y fríos, luego toman un color azulado y, con el tiempo, se ponen rojos, calientes y duelen.

Remedios

El frío favorece los trastorno ligados a las manos rojas, porque con él es se activa naturalmente la vasoconstricción y, en consecuencia, la microcirculación de la sangre se vuelve más difícil. Por lo tanto, durante la temporada de invierno, para evitar estos problemas siempre es recomendable utilizar guantes y proteger la piel con cremas. Salir al exterior con las manos mojadas, por ejemplo, disminuye aún más la temperatura de las extremidades agravando el trastorno.

En el caso de las manos enrojecidas, también pueden ser útiles algunos remedios naturales. Por ejemplo, hacer compresas de manzanilla garantiza un efecto calmante inmediato. Hervir 350 ml de agua con 4 bolsas de té de manzanilla y dejar infusionar durante unos 4 minutos, se obtendrá una infusión con muchas propiedades beneficiosas y delicadamente curativa.









Otro buen consejo es lavarse las manos sólo con jabones delicados y agua tibia. Aplicar, a continuación, una crema especial a base de aceite de almendras dulces, esencia de rosas o con una base de verbena después del secado, ayuda a reducir los efectos secundarios asociados con este trastorno.

Comentarios