PON FRUTAS CON SU PIEL EN AGUA CON GAS. A LA MAÑANA SIGUIENTE PÉLALAS Y EL RESULTADO TE SORPRENDERÁ

Para esos días calurosos de verano nada mejor que una gaseosa bien helada o una dulce fruta en su mejor momento. Pero con este truco podrás disfrutar de ambas cosas al mismo tiempo. Simplemente deberás sumergir tus frutas favoritas en un contenedor hermético con agua con gas y el resultado te volverá loco de emoción.

PARA REALIZAR ESTE MÁGICO TRUCO NECESITARÁS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

  • UNA BOLSA ZIPLOC QUE PUEDAS SELLAR HERMÉTICAMENTE (O UN GRAN CONTENEDOR CON UNA TAPA)
  • FRUTA A ELECCIÓN (RECOMENDADO: NARANJAS, UVAS, ARÁNDANOS O FRAMBUESAS)
  • AGUA CON GAS (ENTRE MAYOR GAS TENGA MEJOR)

1. EL PRIMER PASO ES PONER LA FRUTA CON PIEL EN LA BOLSA. PARA LAS NARANJA , SE PUEDE OPTAR POR DEJAR LA CÁSCARA O QUITARLA.

2. COLOCA AGUA CON GAS DENTRO DE LA BOLSA. LUEGO SÉLLALA, PONLA EN EL REFRIGERADOR Y DÉJALA POR 6 A 7 HORAS.

3. COMPRUEBA COMO SE VE LA FRUTA. DEBERÍA PARECER NORMAL, SIN EMBARGO SI LA PRUEBAS SENTIRÁS ESA BURBUJEANTE SENSACIÓN DE COSQUILLEO EN LA LENGUA COMO LA DE UNA BEBIDA GASEOSA.

Se recomienda usar frutas con piel más delgada para que funcione correctamente. Con melones o sandías por ejemplo el efecto será menor.

¡Pruébalo y cuéntanos como te va!