Presta atención al color de tu orina porque dice mucho de tu salud. ¡El negro existe y refleja algo muy grave!

¿Qué significa lo transparente? ¡averígualo!
Suena un poco asqueroso pero en realidad es una gran forma de saber si el organismo está sano o está gritando por ayuda. El color de tu orina, por si nunca te habías fijado, cambia de color dependiendo el estado de salud. Es un gran indicador del nivel de hidratación y si requieres ir al médico ¡ya!

Esto es de acuerdo a un doctor en Londres, Duke Powles, del centro Bupa Health Clinic. El especialista postuló que no hay nada mejor que la orina para enterarnos si estamos bajo o exceso en consumo de agua y, además, lee bien, podrías saber si tienes algún problema en tu hígado, bacterias malignas o una rara enfermedad genética.

Transparente:
Estás haciendo un buen trabajo consumiendo agua pero podrías moderarte un poco porque si tu orina está transparente quiere decir que tienes exceso de agua. No suena tan terrible pero la verdad es que agua en desmedida tampoco es recomendable porque los minerales y vitaminas no se alcanzan a procesar como corresponde. Los estás botando todos.

Amarillo pálido:
Tus niveles de hidratación son los ideales, estás sana.

Amarillo traslúcido:
Está todo ok, no hay por qué preocuparse.

Amarillo oscuro:
No es nada grave pero tienes que comenzar a consumir más agua durante el día para evitar los doloroso cálculos renales.

Café:
Esto claramente no es normal y debes preocuparte. Puede significar una deshidratación severa o una enfermedad en tu hígado. Toma mucha agua y si persiste debes ir al doctor.

Rosado o rojizo:
Lo más probable es que hayas comido un alimento que tiñe la orina. El más común es la betarraga. Si no has comido algo similar máximo 24 horas atrás entonces podría significar algo grave: tienes sangre en la uretra. Eso se puede deber a múltiples factores como un tumor, enfermedad en los riñones o problemas de próstata en el caso de los hombres. Debes ir al médico lo antes posible a hacerte un chequeo completo.

Naranja:
Puede ser que hayas consumido muchos alimentos ricos en betacaroteno, como el zapallo y la zanahoria. Si no, puedes estar severamente deshidratado.

Verde:
Es muy raro y sucede en muy pocos casos pero si tienes la orina verde se puede deber a una bacteria llamada Pseudomonas aeruginosa. Si tomas medicamentos como mitriptilina, indometacina y propofol lo más probable es que ellos sean los causantes del cambio de color.

Púrpura:
Es muy inusual, solo sucede en pacientes postrados en cama que usen catéter. Esto se debe a una infección.

Negro:
Ver orina negra es para asustarse. Tiene solo una causa y es la extraña enfermedad genética llamada Alcaptonuria, es un error innato del metabolismo en la que hay deficiencia de un enzima HGD. En otros casos, muy inusuales, se puede deber a un exceso de laxantes.