Remedios Caseros para Eliminar ese Orzuelo del Ojo

2 años
4504 Visitas
Remedios Caseros para Eliminar ese Orzuelo del Ojo

Un orzuelo es la inflamación de una glándula sebácea justo sobre el párpado, conformando una protuberancia rojiza que luce como acné.





Existen bacterias conocidas como estafilococos que suelen ser responsables de causar orzuelos.
Un grano justo sobre el ojo, suele ser algo muy incómodo y doloroso.
Por eso mismo, las personas que sufren de tener un orzuelo, tratan desesperadamente de encontrar soluciones para ayudar a reducir la inflamación, el dolor y deshacerse de él lo más rápido posible.

Como siempre, a su disposición una serie de remedios caseros y naturales para que puedas librarte rápidamente de los orzuelos.

BOLSAS O SAQUITOS DE TE
Humedezca algunas bolsas de té y colóquelas sobre los ojos durante diez minutos y repítalo varias veces al día.
También puede utilizar bolsas de té de manzanilla o de diente de león, ya que estas hierbas poseen propiedades altamente antibacterianas. Este es uno de los remedios caseros más populares para el tratamiento de los orzuelos, ya que es muy eficaz cuando se trata de calmar la infección.

PEREJIL
Tome un puñado de hojas de perejil y prepárela en agua hirviendo durante unos diez minutos. A continuación, sumerja un paño limpio en el agua y aplique sobre el párpado cerrado del ojo afectado.
El perejil actúa como agente de purificación para los ojos y contribuye favorablemente a quitar los tóxicos del mismo, por lo que ayuda en la rápida curación.

SEMILLAS DE CILANTRO
Las semillas de cilantro son parte de un tratamiento casero tradicional para los orzuelos. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, estas semillas ayudan a reducir el dolor, enrojecimiento e inflamación en el ojo afectado, por lo que en pocos días se sentirá bastante mejor.
Añada una cucharadita de semillas de cilantro a una taza de agua colocada en el fuego hasta que comience a hervir.
Luego, retire del fuego y deje que el agua se enfríe.

A continuación, colar y agua obtenida para lavar el ojo que se vea afectado.
Realice este sencillo tratamiento dos o tres veces al día, y observe los favorables resultados con el correr de las horas.





ANILLO DE ORO
Muy conocido por cierto, este es otro truco del cual te puedes valer para ayudar a quitar los orzuelos de la siguiente manera:
Lavar un anillo de oro tres o cuatro veces en agua tibia y luego frote suavemente directamente sobre el área infectada. Los átomos de oro se mezclan con la infección y ayuda a prevenirlas nuevas. Además, también se puede utilizar una moneda de cobre de la misma manera.

CLARAS DE HUEVO
Para tratar un orzuelo con clara de huevo, se recomienda separar la yema de un huevo crudo. Luego, se coloca la clara de huevo sobre un paño limpio. Ahora, coloque esta tela directamente sobre el ojo infectado. Déjelo por quince minutos.
Continúe este tratamiento tres veces por día para lograr cambios favorables.

AJO
Todos conocemos que el ajo, es un gran antibiótico natural.
Las propiedades antibacterianas del jugo del ajo para curar infecciones y reducir el orzuelo son muy buenas.

Sólo debemos machacar unos dientes de ajo para extraer su jugo. A continuación, aplicar en la zona afectada con el máximo cuidado para que no entre en los ojos ya que no sería de gran agrado. Deje que se seque y luego lave con agua tibia.

ACEITE DE RICINO
El aceite de ricino tiene ácido ricinoleico, un agente antiinflamatorio muy efectivo. Este aceite, contribuye a la reducción del dolor y la inflamación.
Actúe de la siguiente manera
Lave el área de los ojos afectados con champú para bebés y agua tibia.

Aplique compresas tibias sobre el párpado afectado durante cinco minutos.
Luego utilice un hisopo de algodón para aplicar directamente el aceite de ricino sobre el orzuelo.
Repita esta operación dos veces al día hasta lograr el estado deseado.

CURCUMA
La cúrcuma es una hierba muy efectiva, utilizada para la curación de varios trastornos que se producen dentro y fuera del cuerpo, como pueden ser orzuelos.
Hierva dos tazas de agua hasta que reduzca a la mitad.
Añada una cucharadita de cúrcuma en polvo al agua y revuelva muy bien.
Colar el agua hasta que se ponga clara.

Una vez concluida la preparación utilícela como si fuera una solución oftálmica adquirida en una farmacia. Con un gotero, volcar dos gotas por día, de agua cúrcuma sobre la zona afectada.
Alternativamente, beber una taza de leche tibia previamente añadiéndole media cucharadita de cúrcuma en polvo, estó también ayudará a reducir las posibilidades de infección.

Comentarios