Remedios Caseros Para Endurecer las Uñas Naturalmente

1 año
3412 Visitas
Remedios Caseros Para Endurecer las Uñas Naturalmente

Remedio de Cebolla cruda para endurecer uñas:





Aunque el aroma que desprende la cebolla no es agradable y puede que te haga llorar
en el proceso, es preciso agregar que es un remedio especialmente eficaz para que tus
uñas se tornen mas fuertes.
Solo debes cortar una cebolla por la mitad, hacer un agujero en el centro y dejar las
uñas ahí dentro por aproximadamente 15 minutos.
Luego lavar las manos.
Como el olor queda impregnado en las manos, lo recomendable es hacerlo por las
noches o los fines de semana.

Remedio de Aceites naturales para endurecer las uñas:









Sobre todo el aceite de almendras, pero todos los aceites esenciales son muy buenos.
Coloca en un recipiente dos cucharadas y mezcla con dos cucharadas de aceite de
oliva.
Con un algodón, ve “pintando” las uñas y deja que absorban el aceite.
Repite hasta tres veces al día.

Remedio de Ajo para endurecer las uñas:

también puede ser desagradable el olor como en el caso de la cebolla, nadie dijo
que la belleza era sencilla.
Coloca unos dientes de ajo bien picados en un vaso con agua.
Deja reposar y sumerge allí las uñas durante 20 minutos.
Repite dos veces al día.

Remedio de Romero para fortalecer las uñas:

Para esta receta necesitas dos cucharadas de romero y una taza de agua.
Hierve durante cinco minutos y retira del fuego, dejando que se refresque algunos
minutos.
Coloca la infusión en un recipiente y sumerge las uñas 10 minutos.
Reitera dos veces a la semana.

Remedio de Aloe vera para revitalizar las uñas:









El aloe vera tiene múltiples propiedades, seguramente ya lo sepas.
En este caso, te ayudará a mejorar la condición de las uñas en poco tiempo.
Necesitarás una cucharada de gel de aloe vera y tres gotas de aceite de oliva.
Mezcla bien ambos y remueve hasta que se integren completamente.
Empapa una bola de algodón y pasa sobre las uñas.
Deja que se absorba y repite las veces que consideres necesario.

Loción de Pepino para uñas quebradizas:

Licúa varios pepinos sin quitar la cáscara.
El zumo que obtengas colócalo en un recipiente donde introducirás las puntas
de los dedos unos minutos cada día durante una semana.





Loción de Cola de caballo para uñas débiles:

Lo único que precisas es hacer una infusión con un puñado de cola de caballo
por taza de agua y sumergir las uñas en ésta, cuando se entibie.

Remedio Casero de germen de Trigo:

Calienta en un recipiente cuatro cucharadas de aceite de germen de trigo a baño
maría por algunos minutos.
Retira del fuego, deja enfriar y añade unas gotas de zumo de limón.
Introduce los dedos por diez minutos.









Remedio casero de aceite de oliva, miel y huevo:

Tres elementos muy nutritivos y con propiedades fantásticas.
Mezcla en un recipiente una cucharada de aceite de oliva, una de miel y una yema
de huevo hasta obtener una pasta homogénea.
Aplica sobre cada uña realizando un masaje suave.
Deja actuar media hora y aclara con un poco de agua.

Remedios “express” para las uñas:

Opta por cualquiera de estos remedios instantáneos: introducir las uñas en zumo
de limón dos veces al día; frotar las uñas con un diente de ajo; frotar un algodón
embebido en yodo blanco dejando secar bien; sumerge las uñas en un recipiente
con vinagre de manzana cada día, de preferencia antes de ir a dormir.

Tips para unas uñas bonitas y fuertes

– Además de elegir cualquiera de los remedios caseros indicados anteriormente,
es bueno que tengas en cuenta (y cumplas) los siguientes consejos si buscas uñas
más fuertes:

– Utiliza un quita esmaltes que no contenga ingredientes que dañen la salud de
tus uñas.
Si bien la acetona es muy efectiva para remover el esmalte, hay opciones más
saludables.

– Ingiere lácteos y alimentos que contengan calcio, proteínas y vitaminas A y E,
además de beber 8 vasos de agua por día.
Ten en cuenta que las uñas quebradizas pueden significar un alto grado de estrés
o una mala alimentación.

– No mantengas las manos mojadas por demasiado tiempo.
Para lavar la ropa o los platos, utiliza guantes; no estés mucho tiempo en la
ducha y con agua caliente.
Utiliza protección para tus manos cuando haces el jardín o limpias el hogar.

– Lima de forma regular las uñas, de forma cuadrada y siempre en una misma
dirección.
En lo posible, que la lima no sea de metal.
Pinta con endurecedor (puedes crear uno tú misma, añadiendo un diente de ajo
triturado a un esmalte transparente).

– Retira el esmalte de uñas por completo, usando además del quita esmaltes,
jabón y agua tibia.
Seca con toalla de algodón y masajea con aceite de oliva.

– No abras latas o rasques con las uñas, utiliza elementos apropiados para ello.

– No te muerdas las uñas porque además de no crecer, se pondrán débiles al estar
en contacto con la saliva constantemente.

Comentarios