Remedios caseros para la conjuntivitis

Estos remedios caseros no deben sustituir el uso de los medicamentos recetados por el oftalmólogo. Por lo que, en caso de que no haya consultado a un médico, es importante acudir a una consulta para que sea evaluado y se diagnostique el tipo de conjuntivitis y se indique el tratamiento. Vea más sobre cómo es el tratamiento de la conjuntivitis.

1. Remedio casero con manzanilla

Esta planta medicinal posee fuertes propiedades antiinflamatorias y antisépticas que ayudan a aliviar la inflamación, el enrojecimiento y la secreción de los ojos.

Ingredientes

  • 1 cda de hojas de manzanilla;
  • 250 ml de agua.

Método de preparación

Colocar el agua en una olla y cuando comience a hervir se debe apagar el fuego y añadir la cucharada de manzanilla, a continuación se debe dejar reposar hasta que esté tibio. Luego se debe colar y remojar una gasa limpia y pasarla suavemente sobre el ojo cerrado, hasta 3 veces por día.

Esta compresa también puede ser hecha con las hojas secas de caléndula, otra planta que tiene excelentes propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

2. Remedio casero con agua fría

Este remedio con agua fría sirve para cualquier tipo de conjuntivitis, ya que el agua fría ayuda a disminuir la hinchazón y a lubricar los ojos, disminuyendo los síntomas de la conjuntivitis.

Ingredientes

  • Gasa o algodón;
  • 250 ml de agua fría.

Método de preparación

Mojar un pedazo de algodón o una gasa limpia en agua fría y aplicarla en el ojo cerrado, dejándola actuar por algunos minutos hasta sentir mejoría de los síntomas. Cuando deje de estar frío, se debe cambiar y colocarse otra compresa fría.

3. Remedio casero con zanahoria

Un buen remedio casero para la conjuntivitis es la compresa de zanahoria, ya que la zanahoria actúa como un antiinflamatorio natural, ayudando a controlar los síntomas de la enfermedad.

Ingredientes

  • 1 zanahoria;
  • Algodón o gasa.

Método de preparación

Se debe rallar la zanahoria o pasarla por un pica todo para que libere el jugo. Una vez que se tenga el jugo se debe mojar la gasa o el algodón y se debe colocar la compresa sobre el ojo cerrado durante 15 minutos. Para mejorar el efecto, se recomienda renovar la compresa cada 5 minutos. Esto puede ser hecho 2 veces por día, siempre después de limpiar los ojos con agua o con suero fisiológico.