Remedios eficaces contra los senos flácidos y caídos

1 año
11514 Visitas
Remedios eficaces contra los senos flácidos y caídos













Además de la edad, existen otros factores que contribuyen a la aparición de senos flácidos y caídos, como la lactancia materna, la menopausia, la mala alimentación, los cambios bruscos de peso o los hábitos poco saludables, como el abuso del alcohol o el tabaco. Llevar una dieta equilibrada y una vida activa, alejada del sedentarismo del sofá, nos ayudará no sólo a prevenir la flacidez de los pechos, sino también a mantenernos en nuestro peso ideal, mejorar nuestra salud y aumentar nuestro estado de ánimo.

Cómo reafirmar los senos flácidos

Ejercicio









Entre los ejercicios o deportes más recomendables a realizar encontramos la natación, una práctica muy saludable en la que trabajamos numerosos músculos de todo el cuerpo de una forma muy poco dañina y apta para cualquier edad, ya que trabajamos con la propia resistencia del agua y no con un peso específico. Además no cuesta nada, podemos hacerlo en una piscina, en el río o en la playa. Fácil y saludable.





Aceite de oliva

Coloca un poco de aceite de oliva en tus manos y frótalas para calentarlo. Seguidamente, masajea tus pechos dibujando círculos ascendentes durante unos minutos. De esta manera conseguiremos nutrir nuestra piel y estimularemos la circulación, contribuyendo así a regenerar y mejorar nuestra salud cutánea. Repítelo al menos cuatro veces por semana.

Pulpa de aloe vera









Su alto contenido en antioxidantes y su gran poder reafirmante la convierte en el remedio ideal para combatir la flacidez de la piel y los senos caídos. Cada noche, antes de acostarte, aplica un poco de pulpa de aloe vera sobre tus pechos, masajeándolos en círculos ascendentes.

Loción de pepino, aceite de coco y huevo

Mezcla en un recipiente una cucharada de aceite de coco, un huevo y el jugo de un pepino licuado. Remueve hasta integrar bien todos los ingredientes y aplica sobre tus pechos masajeando en círculos. Deja actuar durante media hora y retira con agua fría. Repite a diario o al menos cuatro veces por semana.

La loción sobrante la puedes guardar en un frasco cerrado en el refrigerador.

Comentarios