Remedios naturales contra la varicela

La varicela es una enfermedad que todos experimentamos durante la infancia y lo más probable es que solo se presente una vez en la vida.n existen alrededor del mundo muchos remedios caseros que han demostrado ser de gran utilidad contra la varicela. Estos son algunos de ellos:

Bicarbonato de sodio

Este es uno de los remedios más populares contra la varicela.

¿Qué debo hacer?

  • Para aprovechar las propiedades del bicarbonato basta con mezclarlo con un poco de agua hasta conseguir una especie de pasta.
  • Aplicaremos esta sobre la piel y la dejaremos secar.

Esto será de gran ayuda debido a que los componentes activos del bicarbonato de sodio reducen la sensación de picor y el dolor en la piel que producen las ampollas.

Así, evita que te rasques en exceso y te causes más daño.

Este truco acelera el proceso de curación y minimiza el riesgo de que queden marcas en tu piel.

El cilantro

El cilantro es una de las hierbas más utilizadas como remedio natural debido a que acelera los procesos de curación.

Esta hierba es muy potente ya que tiene una gran cantidad de compuestos orgánicos que aportarán beneficios para tu cuerpo.

Una de las mejores maneras en las que puedes aprovechar sus beneficios contra la varicela es mediante una sopa de zanahoria y cilantro.

La miel

La miel, además de ser deliciosa, es rica en compuestos naturales que reducen los niveles de inflamación e irritación. Además es antibacteriana, por lo que puede aportarte protección extra si tienes varicela.

  • Puesto que probable que desarrolles infecciones secundarias por la inevitable tentación de rascar las heridas producidas por la varicela, puedes aplicar la miel directamente en las manchas.
  • Deja que actúe durante unos minutos y luego lava con normalidad.
  • Lo mejor de todo es que no debes esperar mucho tiempo para que surta efecto.

Baño de harina de avena

Este remedio es bien conocido en muchos países debido a que es de mucha utilidad para calmar la molestia que causan las manchas producidas por la varicela.

Aplicar una mezcla de agua y harina de avena por todo tu cuerpo te darásensación de alivio, reducirá la irritación y acelerará el proceso de curación de tu piel.

Hojas de neem

Las hojas de neem (Azadirachta indica) son muy conocidas y utilizadas para tratar casi todo tipo de problemas y enfermedades.

Para aprovechar al máximo sus propiedades, debes preparar una pasta triturando las hojas de esta hierba con un poco de agua para luego aplicarla de manera tópica en las áreas irritadas.

Si lo prefieres, puedes disfrutar de un baño relajante con estas hojas.

Esta opción en particular es ideal después de que la varicela ha mejorado y las costras comienzan a caerse. De esta forma te asegurarás de reducir al mínimo el número de cicatrices que quedarán en tu piel.

Las sales de Epsom

Meterte en una tina llena de agua y sales de Epsom puede ayudarte a secar con éxito las marcas que la varicela produce. Con esto tendrás un proceso de curación más rápido y se reducirá el picor y la inflamación.

Todo lo que debes hacer es remojar tu cuerpo en la bañera durante al menos 20 o 30 minutos, salir y secarte delicadamente, con suaves toques. Si frotas puedes irritar las ampollas y hacerte más daño.

Aceite esencial de sándalo

Algunos aceites esenciales pueden ayudarte a combatir los síntomas de la varicela. Este en particular es especialmente eficaz, ya que tiene propiedades antivirales y antibacterianas.

Puedes aplicarlo directamente o mezclarlo con alguna crema que te guste y luego dártelo.

Este aceite mejora la salud de tu piel, reduce la inflamación y te protege de las infecciones ocasionadas por rascarte las ampollas.

Jazmín

Las flores y las hojas de la planta de jazmín son utilizadas en muchos lugares para preparar exquisitos tés y baños curativos.

Sin importar la forma en que escojas utilizar esta planta, sus compuestos antiinflamatorios ayudarán a aliviar la molesta picazón e irritación.