Remover las uñas dolorosas ahora es más fácil, estos trucos caseros eliminaran las molestias

1 mes
483 Visitas
Remover las uñas dolorosas ahora es más fácil, estos trucos caseros eliminaran las molestias

De verdad que no existe cosa más molesta y dolorosa que una uña encarnada en la piel, el dolor resulta insoportable, incluso puede causar terribles infecciones que provocan un más molestias que son difíciles de soportar.





Es un problema que además de causar dolores y terribles infecciones en las uñas, puede llegar a impedir realizar nuestras actividades diarias. En este artículo de enseñaremos a cómo tratar este problema de manera fácil y segura.

Remedio para las uñas encarnadas

Primero debes sumergir los pies en agua caliente, tienes que hacerlo tres veces al dia, esto evitara que se siga ejerciendo presión en la zona lastimada.

Realiza masajes suavemente de manera constante e intenta quitar la piel de los lados, ahora coloca unas gotas de aceite de oliva en las uñas, asegúrate que cubra la parte afectada. Si notas hay infección y notas la presencia de pus, ponte unas gotas de aceite de árbol de té ya que este es un excelente antibacteriano.

Ahora procede tomando un poco de hilo dental debajo de la esquina donde se encuentra uña enterrada para ir desplegando suavemente de la piel, corta la uña rectamente para que crezca de manera correcta y no vuelva a enterrarse.

Debes cortar las uñas de forma correcta, hazlo de manera recta para evitar que se encarne, también evita los calzados apretados ya que eso ejerce mucha fuerza sobre las uñas, también es importante que no ejerces mucha fuerza sobre los dedos al caminar, asi podrás evitar este tipo de problema.

Usos medicinales del aceite de árbol de té

Abscesos – Cubrir la zona afectada con una compresa empapada en árbol de té y luego aplicar aceite esencial puro, repetir este proceso 3 veces al día, para que el pus del forúnculo se disipe sin necesidad de perforar la piel.

Acné – Para evitar su proliferación, lavar diariamente la cara con jabón con árbol de té, además de preparar una loción para usar por la noche y por la mañana, y hacer vahos con aceite esencial 3 veces por semana. Para el tratamiento de granos individuales mojar un bastoncillo con árbol de té y aplicarlo una vez por la mañana y otra por la noche.

Artritis – Gracias a su efecto analgésico, tomar baños y darse masajes con aceite con árbol de té ayuda a aliviar los dolores provocados por la artritis. También se pueden hacer compresas y colocar sobre la zona para bajar la inflamación.

Balanitis – Lavar la zona 4 veces al día con una loción de árbol de té (2 gotas por cada cucharada de agua) para combatir la infección de la levadura Cándida albicans que la provoca.

Bronquitis – Hacer vahos con aceite esencial para calmar la tos y expulsar las mucosidades, así como para frenar la infección. También es aconsejable masajear el pecho y espalda con aceite de masaje con árbol de té y usar un vaporizador en la habitación para respirarlo por la noche.

Callos – Aplicar diariamente aceite esencial puro directamente sobre el callo y luego cubrir con una gasa.

Candidiasis bucal – Hacer una dilución al 50% de agua y árbol de té y, con la ayuda de un bastoncillo de algodón, aplicarla sobre las manchas provocadas por la levadura cándida albicans. Repetir 2 veces al día durante 3 días.

Candidiasis vaginal – Es recomendable acompañar el tratamiento con baños de asiento para reducir la irritación.

Caspa – Usar champú con aceite esencial de manera regular para combatir el hongo Canida albicans que la provoca. Además, una vez a la semana, masajear el cuero cabelludo con aceite con árbol de té (a base de aceite de jojoba) y dejar actuar 1 hora, pasado este tiempo aplicar el champú y seguidamente enjuagar con agua.

Cistitis – Para frenar la proliferación de las bacterias que provocan la cistitis y la uretritis, limpiar la zona con un algodón mojado en loción con aceite esencial después de cada micción. Masajear el abdomen y las lumbares con aceite con árbol de té también puede ayudar, así como echar un poco en el agua de baño.





Costra láctea – Preparar un aceite con árbol de té (a base de aceite de oliva templado) para frotar ligeramente el cuero cabelludo del bebé. Cuando se haya reducido la costra, seguir con champú con aceite esencial.

Cuidados pre y postquirúrgicos – Empezar unas semanas antes a darse baños y masajes con árbol de té para reforzar el sistema inmune. Seguir usándolo en el aceite de masajes después de la operación, evitando siempre la zona afectada.

Dermatitis – Si el área afectada es pequeña, aplicar aceite esencial puro directamente, pero si el área es extensa, preparar una crema y aplicar 2 veces al día. Esto resulta efectivo para tratar eczemas, urticaria, sarpullidos, reacciones alérgicas, etc.

Dermatitis del pañal – Preparar una crema de árbol de té (1 gota por cucharada de crema) y aplicar en cada cambio de pañal para calmar la irritación.

Dolor de garganta – Hacer gárgaras con enjuague con árbol de té 3 veces al día para calamar la irritación y evitar que se desarrolle una infección. También resulta útil en caso de amigdalitis.

Dolores musculares – Hacer masajes con aceite a base de árbol de té para calmar el dolor, si la zona es pequeña se puede usar árbol de té puro.

Fiebre – Darse baños con aceite esencial ayuda a sudar, controlando así las temperaturas altas del cuerpo. También se pueden usar vaporizadores con árbol de té para respirarlo por la noche.

Gingivitis – Preparar un enjuague con árbol de té y usarlo 2 veces al día para evitar la proliferación de las bacterias causantes de la inflamación y el sangrado de las encías.

Granos – Con la ayuda de un bastoncillo de algodón, aplicar aceite esencial puro directamente sobre los granos por la mañana y por la noche.

Gripe – Usar vaporizadores con árbol de té para prevenir la infección viral que la provoca. Si ya experimenta los primeros síntomas, resulta útil darse baños con aceite esencial todas las noches antes de acostarse. Los enjuagues bucales y vahos ayudan a calmar la tos y el dolor de garganta.

Halitosis – Hacer enjuagues bucales con árbol de té, por la mañana y por la noche después del cepillado de dientes, ayuda a combatir las bacterias que provocan el mal aliento.

Hemorroides – Preparar baños de asiento con agua tibia, para calmar el dolor y la irritación.

Heridas, Cortes y Arañazos – Para evitar que se infecten y ayudar en el proceso de cicatrización, lavar bien la zona, secar y aplicar árbol de té puro varias veces al día. Esto también resulta útil en casos de heridas ya infectadas.

Herpes genital – Hacer baños sentados con aceite esencial para calmar la irritación provocada por el virus. Además resulta beneficioso aplicar aceite esencial puro sobre las ampollas.

Herpes labial – En cuanto empiece a aparecer, aplicar aceite esencial puro o una loción a base de alcohol directamente sobre el herpes, repetir varias veces al día para intentar frenar su crecimiento.

Hongos en las uñas (onicomicosis) – Introducir las uñas de las manos o los pies en aceite esencial puro y masajearlas durante 3 minutos. Repetir 3 veces al día hasta que haya desaparecido la infección provocada por la tinea unguium. Esto también resulta beneficioso para tratar la paroniquia o uñas encarnadas.

Impétigo – Darse baños con aceite esencial, así como aplicarlo puro sobre las inflamaciones, puede ayudar a combatir esta infección bacteriana.

Moratones – Aplicar compresas frías con árbol de té sobre los moratones ayuda a reducir la inflamación y acelerar el proceso de curación.

Picaduras de insectos (mosquitos, pulgas, medusas, etc.) – Para calmar el dolor y/o picor aplicar aceite esencial puro directamente sobre la picadura y repetir varias veces al día. El árbol de té también se puede usar para ahuyentarlos, aplicándolo sobre la piel expuesta o la ropa.

Pie de atleta – Para combatir la infección fúngica de tinea pedisa, echar aceite esencial puro hasta 3 veces al día, después de lavar y secar bien los pies. También se pueden realizar baños de pies diarios.

Comentarios