Sabías que las madres duras y estrictas tienen hijos más exitosos…

3 meses
852 Visitas
Sabías que las madres duras y estrictas tienen hijos más exitosos…

Madres estrictas versus madres abusivas ¿cuál de las dos eres tú? En la disciplina recae gran parte de la posibilidad de que una persona alcance sus metas y sus sueños. Solo quien se esfuerza y obra mediante exigencias, tanto de otros como de sí mismo, se fortalece y se supera.





El éxito: eso que las madres desean para sus hijos
alcanzar la cima, el estrellato, ser la mejor en su rama; ser reconocida por sus virtudes y perdurar, de alguna manera, en el tiempo. Las madres, quieren esa clase de éxito para sus hijas. Existe otro tipo de éxito que se encuentra en el plano económico y también lo pretenden las progenitoras. En este caso, es exitosa aquella mujer que tiene el poder monetario en sus manos, que es independiente económicamente, y puede adquirir en el plano material, lo que desea.

Las madres estrictas tienen hijas más exitosas
una investigación realizada por la Universidad de Essex, Inglaterra, en la que estudiaron la vida de 15 500 niñas entre las edades de 13 y 14 años.
El examen duró 6 largos años. Comenzó en 2004 y vio su fin en el 2010 cuando las adolescentes ya eran unas jovencitas.





Aunque no en el 100% de los casos, los investigadores concluyeron que las hijas de madres estrictas, según la disciplina y las exigencias en la cual se criaron, matricularon en la universidad y se mantuvieron encaminadas hacia un futuro prometedor.

Madres estrictas versus madres abusivas ¿cuál de las dos eres tú?
No porque la castigues más, le muestres poco cariño y seas abusiva, la estás preparando para la vida.

¿Cómo ser una madre estricta sin traspasar los límites?
Exige sabiendo hasta dónde puede llegar tu hija. La meta que le pongas no debe quedar por debajo de sus posibilidades, pero tampoco tan alta que no pueda alcanzarla

Castiga solo cuando sea necesario. Tus castigos no deben ser escarmientos que se anden ofreciendo por cosas simples. Tampoco pueden ser crueles o recurrir a la violencia

Usa una mano para exigir y otra para acariciar. Como mismo exiges, debes ser cariñosa con tu hija. Las madres estrictas no tienen por qué ser las mujeres duras y serias que de pronto nos vienen a la mente cuando escuchamos hablar acerca del tema

Sé comprensiva cuando, aun siendo estricta, tu hija no logre su meta. Puede que tu hija no logre alcanzar sus sueños y, a cada rato, deba conformarse con ocupar un “peldaño” más abajo del que han aspirado juntas. Si es el caso, debes ser la madre comprensiva que ella necesita. No sumes a su desilusión la carga de la tuya.

Comentarios