Seis Alimentos Que Tus Bacterias Intestinales Adoran Y Cuatro Que Detestan

1 año
3000 Visitas
Seis Alimentos Que Tus Bacterias Intestinales Adoran Y Cuatro Que Detestan

La próxima vez que abramos la nevera recuerda que no comes para ti únicamente. Asimismo estás nutriendo a mil millones de bacterias que viven en tus intestinos y te asisten a supervisar el peso, velan por la salud de tu corazón, la glucosa en sangre, robustecen tu sistema inmunitario e inclusive influyen en tus estados anímicos.













Tu meta ha de ser nutrir a las bacterias ventajosas y sostener bajo control a las perjudiciales. Los suplementos probióticos te pueden asistir, mas un elevado número de estudios señalan que lo que comes tienen gran repercusión en el planeta que se desarrolla en tu interior. Ahora te ofrecemos las últimas noticias sobre lo que agrada a tus bacterias intestinales y lo que no les agrada.

Lo que les gusta:

Frijoles, quinua y tofu. Un plato de 3 géneros de frijoles, un pedazo de tofu y quinua cocinada con vegetales son grandes opciones alternativas a las carnes. Además de esto, esos son comestibles que tus bacterias te agradecerán.

Una investigación efectuado en dos 2013 encontró que las personas que reemplazaron las carnes rojas y las comidas fritas por comestibles fibras, vegetales aumentaron en un par de semanas la cantidad de bacterias intestinales que generan butirato, un compuesto orgánico que calma la inflamación en el organismo.

Come una onza de chocolate obscuro a la hora del postre así como una fruta fresca. A las bacterias intestinales les chifla la fibra y los polifenoles en el chocolate obscuro, conforme científicos de la Universidad de Luisiana.









“Los microbios buenos, como las bífidobacterias y también bacterias del ácido láctico, adoran el chocolate”, afirmando entre ellos. las bacterias proceden a fermentar y generan compuestos antiinflamatorios cuando consumimos chocolate oscuro.. Cuando el cuerpo absorbe esos compuestos, reducen la inflamación del tejido cardiovascular, lo que reduce a largo plazo el peligro Avc.

La celulosa en los comestibles fibrosos que hay que mascar, como las zanahorias, los tallos de brócoli y los espárragos son fibra insoluble que es buena para las bacterias en tus intestinos. En lugar de mondar las zanahorias, lávalas bien y cómelas de esta manera. Asimismo puedes rallarlas sin moldar para echarle a las ensaladas o bien en tiras largas para poder ingerirlas. Masticas plantas crucíferas como el brócoli, la berza, la acelga, la col y la coliflor múltiples veces por semana. Poseen glucosinolatos que las bacterias intestinales transforman en compuestos anti cancerígenos.





cebollas, tambien espárragos, las frambuesas y otras plantas son buenas fuentes de fructanos prebióticos. Las bacterias intestinales ventajosas fermentan los fructanos para alimentarse con ellos. Otros comestibles que poseen muchos fructanos son las alcachofas y los puerros. Asimismo pueden conseguirlos de las peras, sandías, bananas y nectarinas.
El Yogur y los comestibles fermentados tienen cultivos bacterianos activos y forman una forma genial de introducir más bacterias en tu sistema digestible, tal como el Kéfir, (El kéfir es un producto lácteo fermentado a través de hongos y bacterias)

Lo que no les gusta:

Los ingredientes en los comestibles procesados, que tienen nombres bien difíciles de vocalizar, como carboximetilcelulosa y polisorbato ochenta, sostienen el helado suave y también impiden que la mahonesa se separe. No obstante, estudios señalan que estos emulsionantes pueden afectar a las bacterias intestinales de forma que estimulen la inflamación, te hagan acrecentar de peso y también acrecienten el peligro de desarrollar diabetes y cardiopatías.









Los granos procesados y refinados, como las harinas blancas, pueden nutrir a tus bacterias intestinales, mas estudiosos aseguran que los granos integrales son preferibles, con lo que debes inclinarte por el arroz integral, la cebada o bien la avena todos y cada uno de los días. Tratemos de llevar a nuestra dieta la polenta, también harina de maíz italiana con alto contenido en fibra.

Las carnes, el queso, la leche entera, la mantequilla y los helados poseen grasas sobresaturadas. Una investigación de laboratorio bien desarrollado y efectuado en la Universidad de Gothenburg, en Suecia, señala que así sea la grasa o bien lo que acompaña a la grasa, como la carnitina en la carne roja, por poner un ejemplo, las comidas con grasas sobresaturadas estimulan el desarrollo de bacterias perjudiciales, llamadas bilofila, turicibacter y bacteroides, y eso conduce a ganar peso y a trastocar la glucosa en sangre.

Las comidas veloces. Un estudio informal que ocupó titulares en muchps noticieros, un estudiante universitario británico, de 24 años, que trabajaba en un proyecto para su disertación pasó diez días comiendo comidas expres tanto en su desayuno, el almuerzo y la cena. Sus bacterias intestinales se vieron muy perjudicadas.
Su dieta fija de papas fritas, hamburguesas, trozos de pollo rebozados y fritos, y refrescos terminó con una tercera parte de la diversidad bacteriana en sus intestinos, lo que es un inconveniente pues la combinación perfecta es esencial para la salud y el equilibrio.

La concentración de bífidobacterias, que son ventajosas para calmar la inflamación en el organismo, cayó en un 160 % y, no obstante, el género de bacteria vinculado a la obesidad, las bacteroidetes, aumentó, conforme el estudio del Kings College de la ciudad de Londres, siendo su hijo. paciente voluntario para sus estudios

Comentarios