Si el nervio ciático te impide el movimiento, alivia la tensión con estos dos simples ejercicios

3 semanas
221 Visitas
Si el nervio ciático te impide el movimiento, alivia la tensión con estos dos simples ejercicios

Si tus ataques del nervio ciático no te dejan mover y te paralizan por completo, hoy has llegado al lugar indicado porque vamos a enseñarte a realizar unos ejercicios que te servirán para desbloquearlo y así aliviar el dolor.











Este nervio que comienza en la cadera y termina en los tobillos produce un dolor punzante que atraviesa la pierna y que puede afectar a las personas, en especial a las mujeres, a partir de los 35 años.

A medida que nuestro cuerpo va perdiendo elasticidad comienzan los dolores articulares, musculares y también los del nervio ciático. Las mujeres embarazadas también suelen verse afectadas dado el incremento de peso acelerado.

Los analgésicos que suelen administrarse en estos casos son muy variados y los hay de todo tipo, pero tardan en surtir efecto con el consiguiente deterioro del aparato digestivo.

Lo mejor es recurrir a lo simple, pero no por eso menos efectivo.

Te indicaremos unos ejercicios ideales para desbloquear el nervio ciático que te harán recuperar el movimiento y sentirte mejor.

Es importante aclarar que los movimientos deben hacerse dentro de las posibilidades de movimiento de cada persona, además de contemplar el dolor que se siente y sin exagerar el movimiento.











Conviene comenzar con movimiento suaves para luego poder incrementar la frecuencia y el tiempo a medida que el dolor va cediendo.

Puedes utilizar una alfombra o una colchoneta.

1) Colócate sobre el piso de manera horizontal con brazos y piernas estirados. Relaja los músculos y acostumbra al cuerpo al piso. Levanta la pierna dolorida flexionando suavemente y llévala hacia tu hombro con la ayuda de las manos. Sostén la posición durante unos segundos hasta que sientas la tensión y deja flexionada durante 30 segundos.

Cambia a la otra pierna y repite de manera alternada este ejercicio unas cuantas veces.

2) Colócate nuevamente en el piso y flexiona ambas piernas llevándolas hacia el pecho a medida que cruzas una sobre la otra.

Con la ayuda de tus manos sostén la posición hasta sentir la tensión en los músculos. Mantente de esta manera durante 30 segundos, estira las piernas y repite nuevamente hasta aflojar la tensión.
Realiza estos ejercicios tantas veces como lo creas necesario hasta que logres recuperar la normal movilidad.













Comentarios