¿TU PAREJA O ALGÚN CONOCIDO TIENEN MAL ALIENTO? SOLO PREPÁRALE ESTA RECETA Y EN 2 MINUTOS YA NO TENDRÁ MAL ALIENTO!

El mal aliento usualmente se relaciona con la mala higiene bucal. Por no lavarse los diente correctamente o por no usar hilos dentales para sacar los recto de comida que quedan atrapadas, causando bacterias en la boca y esto pueden ser parte de las causas de su mal aliento. Algunas de las causas mas comunes del mal aliento son producida por: alcoholismo, caries dentales, prótesis dental, el café, sinusitis, infección de la garganta, tabaquismo, mala higiene dental y enfermedades de las encías.

En este breve articulo te voy a presentar un enjuague bucal que puedes preparar desde tu hogar fácilmente, pero también te recomiendo empezar a implementar una buena higiene en tu boca, es bueno cepillar los dientes 3 veces al día y tratar de usar los hilos dentales que nos ayudan a deshacernos de esos recto de comida que son difícil de eliminar de nuestros dientes.

REMEDIO CASERO PARA ELIMINAR POR COMPLETO EL MAL ALIENTO

Ingredientes:

– 2 Limones
– 1 Taza de agua tibia
– 1 Cucharadita de miel
– 1 Cucharadita de bicarbonato de sodio
– ½ Cucharadita de canela
– 1 Botella plástica

Preparación y uso: Debes poner en la botella plástica el zumo de los dos limones, media cucharada de canela, una cucharada de miel y una cucharada de bicarbonato. A continuación deberás añadir a la botella una taza de agua tibia y la vas agitar bien hasta que se mezclen todos los ingredientes. Puede hacer este enjuague 3 veces a la semana.

Existen decenas de productos comerciales que prometen acabar con este desagradable problema, pero debes saber que efectivamente muchos de ellos cumplen con el objetivo, pero a lo largo del tiempo provocarán efectos secundarios. Así que este remedio natural es muy efectivo para la higiene bucal y lo mejor no tiene efecto secundario.

ALGUNOS CONSEJOS QUE TE PUEDEN FAVORECER

Mastica manzanas o zanahorias entre tus comidas para que te ayude a eliminar los restos que se queden atascados entre tus dientes.Cambia tu cepillo cada seis semanas para asegurarte de que no se desarrollen bacterias en su superficie.