ECHA UN VISTAZO A TU C4C4 DESPUÉS DE IR AL BAÑO, ¡TE DIRÁ MUCHO ACERCA DE TU SALUD!

Aunque no sea un tema muy agradable del que hablar, permíteme una pregunta indiscreta: ¿cómo son tus heces?

Es que la textura y el color de nuestras heces tienen un significado: blandas, duras, en bolas o en trozos, ¡cada una de tus deyecciones revela tu estado de salud!

Entender lo que se ve después de ir al baño permite constatar al instante que no hay ningún problema

Las heces se componen normalmente de 75% de agua y 25% de materia sólida. En el material sólido, hay entre otras cosas, bacterias, fibras, celulosa y colesterol. Debido a que se tarda entre 18 a 72 horas en digerir los alimentos y convertirlos en heces, el aspecto de los excrementos puede cambiar drásticamente de una deposición a otra.

La escala de Bristol permite la clasificación de las heces en 7 categorías: lo ideal es que los excrementos sean del tipo 4 o 5.

Heces de tipo 1 – Heces pequeñas, duras y en trozos
Estas heces contienen pocos organismos vivos, ya que hay pocas bacterias para retener el agua. Los trozos son duros, abrasivos, y dolorosas al pasar. Son típicos después del tratamiento con antibióticos y de las personas que consumen una dieta baja en fibra y carbohidratos.

Heces de tipo 2 – Piezas en forma de salchicha, en trozos
Este tipo de materia fecal es preocupante: en primer lugar, porque realmente duelen cuando pasan por el ano y pueden dar lugar a lesiones internas y externas. Pero lo más preocupante es que para lograr este formato, las heces han debido permanecer en el colon durante varias semanas en lugar de las 72 horas normales. Calambres, síndrome del intestino irritable u obstrucción intestinal son parte de los riesgos. ¡NO HAY que tomar fibra en este caso, debido a que las fibras se hinchan y el intestino ya está lleno al máximo! No dudes en consultar a un médico si esto ocurre regularmente.

Heces de tipo 3 – Heces en forma de salchicha con la superficie agrietada
Similares a las de tipo 2, son señal de estreñimiento y a menudo un signo de intestino irritable. El riesgo de laceraciones y complicaciones son más pequeñas que en las de tipo 2, aunque siguen siendo reales. Aquí también, se requiere una consulta médica si este es el tipo que se obtiene al ir al baño.

Heces de tipo 4 – Heces en forma de salchicha con superficie lisa y blanda
Es el tipo normal para alguien que tiene una evacuación intestinal todos los días.¡No hay problema con este tipo de heces!

Heces de tipo 5 – Heces con piezas blandas con bordes bien definidos
¡El tipo 5 se considera el ideal! Es el tipo de heces de las personas que evacúan de 2 a 3 veces al día.

Heces de tipo 6 – Heces pastosas con bordes irregulares
Esta forma es incómoda en muchos aspectos. Está cercana a la diarrea, y puede ser difícil de retener más de unos pocos minutos. En primer lugar, son sucias y al ir la limpiar, da la impresión de que se extiende en lugar de retirarse! Recuerda lavar bien toda la región para que las bacterias no se desarrollen en el tracto urinario y puedan causar infección. El estrés, la presión arterial alta o el consumo de comida picante o muy líquida pueden ser la causa de esta situación.Si es ocasional, controlar la dieta. Si es es común, consultar a un médico.

Heces de tipo 7 – Heces acuosas sin ninguna parte sólida
Todos sabemos lo que es una diarrea: a menudo asociada a la gastroenteritis y a los virus que atacan a los intestinos, la curamos como podemos! Pero si no estás enfermo, ni tiene explicación lógica, ver a un médico.

¡El color de las heces también es importante!
Marrones: son de color marrón debido a la bilis producida por el hígado.

Verdes: probablemente son verdes debido a lo que comiste (lechuga, espinaca, etc.), pero también puede deberse a que las heces permanecieron demasiado tiempo en el intestino.

Amarillas: las heces amarillas indican la presencia de grasas mal absorbidas por el intestino. Las personas que sufren de la enfermedad celíaca a menudo tienen heces de color amarillo.

Negras: son a menudo debidas a la presencia de exceso de hierro. Pueden indicar también la presencia de sangre en las heces, incluso aunque no lo veamos. Consultar a un médico si ese es el color “normal” de las heces.

Blancas: si las heces tienen un color blanquecino hay que consultar con el médico: puede ser indicación de una obstrucción intestinal que debe ser diagnosticada por un profesional de la salud.

Rojas: si las heces son rojas es que hay presencia de sangre. Consultar a un médico rápidamente, ¡podría ser grave!