Truco para que tu hijo vaya al BAÑO en 3 días. Método increíble que funciona al 100%

Durante la crianza de los hijos, uno de los momentos más esperados y a la vez complicados, es el momento de quitar los pañales a los pequeños. Sin duda alguna, se trata de una dura tarea tanto para los padres como para los pequeños que, poco a poco, se tienen que ir acostumbrando a su nueva situación. Pero hay una técnica muy eficaz para ayudar a tu pequeño a dejar los pañales.

Se trata de la Técnica de Fellom, y lo único que debes hacer es, mientras estés en casa, dejar al pequeño desnudo de cintura para abajo y, cuando salgáis, que use un pantalón suelto, sin nada debajo. Esto debes hacerlo durante los tres primeros meses para así tener resultados positivos.

Cuando lo lleves a dormir, lo que puedes hacer es quitarle los pañales uno o dos días a la semana para que poco a poco, se vaya acostumbrando a no tenerlos tampoco durante las horas de sueño.

Para iniciar el entrenamiento vas a necesitar lo siguiente.

  • Varios orinales en diferentes habitaciones de la casa.
  • Dar al pequeño mucha agua para que tenga ganas de hacer pipí.
  • Tener listos siempre algunos pantalones de más cuando salís fuera por si hubiera algún “accidente.”
  • Proteger el asiento del coche por si se le escapa el pipí.
  • Encender la calefacción y ponerle calcetines si hace frío en casa.

A continuación te indicamos cómo proceder durante los tres días de entrenamiento.

Primer día de entrenamiento:

  • Trata de levantarte junto con tu pequeño o de estar al pendiente de cuando lo haga. Durante el resto del día, haz que vaya desnudo de cintura para abajo. Vigila al niño para saber cuándo tiene que hacer sus necesidades. Cuando comience a hacerlo, llévalo al orinal más cercano.
  • Propicia que tu bebé consuma botanas saladas o alimentos de alto contenido en agua y que beban muchos líquidos para que tengan que hacer pipí a menudo.
  • Cuando tú o tu pareja tengan que usar el baño, lleven al niño con ustedes. Demuéstrenle cómo se bajan los pantalones y la ropa interior, se sientan en el inodoro, hacen sus necesidades, tiran de la cadena y se lavan las manos. Recuerda que se predica con el ejemplo y todo lo aprenden fácilmente y más si lo ven en otros.
  • Celebra con tu pequeño cada vez que atine en el orinal, no importa si sólo unas cuantas gotas de pipí alcanzan el orinal en lugar de caer al piso. Después de haber atinado entre 10 y 12 veces, dice Fellom, los niños suelen usar el orinal solos.
  • Si tu pequeño tiene un escape, no lo regañes, sutilmente dile; “el pipí/la caca va en el orinal”, y ayúdale a limpiarlo poniendo tu mano sobre la suya. Pero no le grites ni le hagas sentirse avergonzado por tener escapes. Ten en cuenta que está aprendiendo y el proceso como ya lo mencionamos no es fácil.
  • Antes de la siesta y de acostarse por la noche, dile a tu pequeño que es hora de usar el orinal (evita preguntarle si tiene ganas porque por lo general dirá que no, sólo invítalo a ir). Ponle un pañal justo antes de dormirse para evitar pequeños accidentes.

Segundo día de entrenamiento:

  • Se trata de seguir estrictamente las mismas indicaciones que el primer día. Sin embargo, en el segundo día podrán salir todos a la calle durante una hora por la tarde. Espera a que tu hijo haga pipí en el orinal y luego salgan de inmediato.

“El objetivo es que relacione usar el orinal con salir de la casa”, dice Fellom. De esta manera puedes“entrenar a tu hijo a hacer pipí voluntariamente” antes de salir.

  • Cuando salgan de casa procura que tu pequeño lleve pantalones sueltos sin nada debajo. Que no lleve pañales ni ropa interior de entrenamiento, ni ropa interior normal. Tu meta es que consigas salir y llegar a la casa sin que tenga escapes, sin tener que usar el orinal cuando están fuera, pero lleva un cambio de ropa por si llegara a ocurrir un accidente.

Fellom recomienda quedarse cerca de la casa y no salir en el auto. Anímalo a caminar y dar un paseo por los alrededores de donde viven. Lleva contigo un orinal portátil en caso de que diga que tiene que hacer pipí cuando están fuera, pero es poco probable en esta primera etapa.

Tercer día de entrenamiento:

  • Igual que en el segundo día, se trata de seguir las instrucciones del primero, pero durante el tercer día,tu familia puede salir durante una hora por la mañana y otra hora por la tarde, siempre y cuando invites antes de ello a tu pequeño a usar el orinal antes del paseo.
  • De nueva cuenta cuando decidan salir, que tu pequeño lleve pantalones sueltos sin nada debajo. Lleva el orinal portátil y un cambio de ropa por si acaso las cosas no salen bien. ¡Suerte!

Si en dado caso no te da buenos resultados ese fin de semana de entrenamiento, Fellom recomienda esperar aproximadamente entre 6 u 8 semanas para intentarlo nuevamente, haz lo mismo si tu pequeño tiene un porcentaje de éxito por debajo del 70% y sobre todo ¡no te desesperes! Recuerda que es una etapa que requiere de paciencia, apoyo y tiempo.Recomienda con otros papás este método.

  • Add Your Comment