Tu postura en el sofá revela mucho más de ti de lo que piensas

3 meses
4677 Visitas
Tu postura en el sofá revela mucho más de ti de lo que piensas

Llegas a casa después de un largo y agotador día en el trabajo, te quitas los zapatos y corres al sofá. ¡Es hora de relajarse!











Pero… ¿sabías que la postura en la que te acabas de sentar revela muchos datos de tu vida diaria? Esa posición que adoptas de forma inconsciente puede indicarnos cómo te sientes respecto a tu trabajo y tu hogar, cuánto dinero ganas y hasta cuántas veces tienes sexo. ¡Alucinante!

O al menos eso es lo que sostiene Robert Phipps, experto en lenguaje corporal. En un estudio en colaboración con la empresa de muebles británica Worldstores, en la que se encuestó a los clientes preguntándoles por aspectos de su vida profesional y personal, Phipps identificó 12 personalidades según la postura que adoptas al sentarte.

En su investigación sostiene que el lenguaje corporal es un reflejo de las emociones internas: aunque no te des cuenta, tomas una decisión basada en tus emociones cada vez que adoptas una postura en particular. Tu subconsciente juega un papel crucial en ello, y de esta forma se revelan nuestras intenciones e instintos.

1. Con las piernas cruzadas
Nombrado por Phipps como el “Twisted Crosser”, se trata de la postura más extendida. Esta posición natural y relajada muestra que te sientes bien en el lugar donde vives. Tienes un buen sueldo, pero es probable que no te guste demasiado tu trabajo. No destacas por estar en forma o ser muy saludable… pero la buena noticia es que estás bastante satisfecho con tu vida sexual, así que algo de ejercicio sí que haces, jeje.

2. Semi-tumbado
Quienes se sientan en esta postura, el “Sofa Hogger”, tienen una vida social muy activa y muchos amigos. Eres seguro de ti mismo, pero no te gusta mucho llamar la atención. Ganas un buen sueldo, aunque inferior al Twisted Crosser, y también tienes una vida sexual satisfactoria. En general, te va bien en la vida… pero podría ser mejor.

3. Rodillas flexionadas y pies sobre el sofá
Esta forma de sentarse, el “Tucking Leaner”, nos muestra que eres calmado y que no te dejas llevar por el estrés de la vida diaria. En comparación con el resto, tú eres el que está más satisfecho con su vida sexual y con su trabajo, y es que te encanta lo que haces. Además, eres el que tiene una vida social más activa, después del Sofa Hogger, claro. ¿Lo malo? Aunque estás contento con tu sueldo, es uno de los más bajos… ¡no todo podía ser perfecto!

4. Tumbado de lado
Esta posición, que lleva de nombre “Paint Me Like One of Your French Girls Jack” (“Píntame como a una de tus chicas francesas, Jack”, en alusión a la película Titanic), revela que sacas el máximo partido a tu tiempo en casa. Probablemente odias tu trabajo, por eso aprovechas tus ratos libres para relajarte al máximo. Eres de los que más dinero ganan, y además tienes una amplia vida social, aunque tu vida sexual no te satisface del todo… quizá deberías probar otra postura, ¿no?











5. Normal
Si adoptas esta postura, el llamado “Precise Percher”, significa que no te encuentras muy cómodo en esa situación. La postura no es relajada, pues mantienes los músculos en tensión. Desgraciadamente, eres el que menos dinero gana de todos. Pero no todo son malas noticias: te gusta el sitio en el que vives y, si tienes pareja, seguramente estás a gusto con él/ella… ¡algo es algo!

6. Estilo budista
El “Sofa Buddha” indica satisfacción en muchos aspectos de la vida y seguridad en uno mismo. A pesar de ser una posición calmada y tranquila, los que la adoptan son bastante activos. Si es tu caso, eres de los que toman riesgos, tienes una vida sexual activa y estás en forma. Sin embargo, no te emociones: aunque te gusta tu trabajo, no tienes un sueldo muy alto.

7. En el suelo
Si te sientas en el suelo, eres un “Floor Rebel”. No encuentras tu sofá muy cómodo y por eso lo evades. Eres un “alma libre”: te gusta hacer las cosas a tu manera y no estar limitado por las reglas… así que tu situación laboral y sentimental es, para nosotros, un misterio. Lo bueno es que, de camino, barres el suelo.

8. Con las piernas abiertas
Si eres de los “Loud and Proud”, presentas una confianza en ti mismo quizá un poco desmesurada. Estás convencido de que tienes talento y disfrutas la vida al máximo. Sin embargo, tienes la sensación de que vives por y para el trabajo… pero a su vez eres el que tiene el mayor sueldo de todos. Como dedicas mucho tiempo al trabajo, te sientes poco satisfecho con tu vida sexual. Pero bueno, no se puede tener todo en esta vida, ¿no?

9. Sentado en el respaldo del sofá
Después de identificar las 8 posturas más comunes, comenzamos con aquellas más… “especiales”, por decirlo de alguna forma. Esta se llama “Back Seater” y es propio de personalidades dominantes. Si te sientas así, significa que te gusta llamar la atención: no te escondes y te dejas ver por encima del resto. Si además eres alto, tienes el riesgo que darte contra el techo, ¡cuidado!

10. Estilo koala
Esta particular posición recibe el nombre de “Floppy Koala”. No es precisamente la más habitual ni cómoda de todas… por eso, es probable que seas bastante especial y que te salgas de lo común. Tienes un don único: eres capaz de relajarte en cualquier lugar y situación. ¡Qué envidia!

11. Sentado en el reposabrazos
El “I’m not staying long” no es una posición relajada, sino más bien de ligera tensión. Si adoptas esta postura, seguramente sientas que estás muy ocupado, tienes mil cosas que hacer y no tienes tiempo de sentarte y relajarte… o también puede ser que estés en una fiesta y no quede más espacio en el sofá.

12. Boca abajo
Si creíamos que el Floppy Koala era inusual, esta posición (la “Rule Breaker”) se lleva la palma de oro. Además de ser lo opuesto a la postura normal, puede producir dolor de cuello si te pasas horas sentado así. Te gusta romper con las reglas y ves el mundo con otra perspectiva… ¿o debería decir del revés?

Nunca pensé que mi forma de sentarme en el sofá dijera tantas cosas de mí. Y tú, ¿cuál es tu posición favorita y qué dice de ti?













Comentarios