¿Colesterol y triglicéridos altos?: por qué deberías comer nueces

Los beneficios de los frutos secos para la salud son conocidos, pero durante años la recomendación de consumirlos chocó con la advertencia sobre su alto valor energético. Sin embargo, en las últimas décadas, importantes estudios de intervención nutricional han sugerido que, pese a su alto contenido en grasa, no afectan de forma negativa al peso corporal.

Es más, incluso pueden ejercer efectos beneficiosos sobre distintos factores de riesgo cardiovascular, como resistencia a la insulina, inflamación, presión arterial o incluso el perfil lipídico.

Ahora, investigadores de la Universitat Rovira i Virgili, pertenecientes al Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), y la Universidad de Harvard evaluaron los efectos del consumo de nueces sobre el perfil lipídico (colesterol total, colesterol malo conocido como LDL, colesterol bueno conocido como HDL y triglicéridos).

El trabajo, publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, se basa en la revisión de la literatura científica desde 2009 sobre el consumo de nueces y su papel en la reducción de las concentraciones sanguíneas de colesterol y triglicéridos. Y no solo confirma los beneficios de su ingesta, sino que indica también cómo el consumo de estos frutos secos no afecta negativamente ni al peso corporal ni a la presión arterial.

Son ricas en esteroles vegetales, ácidos grasos α-linolenico y linoleico y polifenoles.

La composición nutricional de los frutos secos difiere mucho de un tipo a otro. Las nueces son especialmente ricas en ácido grasos α-linolénico y linoleico. Esta composición nutricional única podría ser la responsable de la disminución en las concentraciones de colesterol total y triglicéridos observada en distintos estudios nutricionales.

No obstante, pese a las diversas investigaciones que evaluaron los efectos del consumo de nueces, existen controversias al respecto.

Tras analizar los resultados de 26 estudios de intervención nutricional con 1.059 participantes, los autores del trabajo concluyeron que, en comparación a dietas control, las suplementadas con nueces disminuyen el colesterol total en 6.99mg/dL, el colesterol LDL en 5.51mg/dL y los triglicéridos en 4.69mg/dL.

Además, el consumo de nueces no parece tener efectos sobre el peso corporal o la presión arterial en comparación con las dietas control.

En el marco de una dieta saludable ayudab a la prevención cardiovascular.

Según los investigadores, a pesar de ser un alimento con una alta densidad energética, el consumo de nueces no promueve el aumento de peso y, por lo tanto, puede ser incorporado en el contexto de una dieta saludable para la prevención cardiovascular.

Aunque no se conoce de forma exacta el mecanismo de acción por el cual las nueces pueden mejorar el perfil lipídico, parece ser quesu alto contenido en esteroles vegetales, ácidos grasos α-linolenico y linoleico y polifenoles pueden ser los responsables. Estos nutrientes tienen altas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y además pueden interferir en la absorción de colesterol.