Un hombre ridiculizó a este padre por cargar en brazos a su hija de 6 años años de edad

Brent Gehring, vivió recientemente con su hijita Emma, una situación en donde tuvo dos opciones ante una fuerte y descorazonada critica que recibió por parte de un hombre en un estacionamiento: podía llenarse de ira y enfrascarse en una riña o llenarse de paciencia y comprensión para darle una valiosa lección al sujeto.

Optó por la segunda, inspirado en la fortaleza y grandeza que su hija le ha enseñado en los últimos años. Esta es su historia.

Cuando la pequeña Emma cumplió siete meses de edad, fue diagnosticada con un agresivo tumor cerebral, sus expectativas de vida eran escasas, pero superando todo diagnóstico ha sido toda una sobreviviente.

Das por hecho que tus hijos estarán sanos y escuchar que uno de ellos no lo está, creo que es algo difícil de entender para los padres. Comentó el padre en una entrevista.

Hoy Emma tiene 6 años y aunque sigue luchando incansablemente y sin tregua contra la enfermedad, ofrece día tras día un ejemplo de fortaleza verdaderamente inspirador.

Ella y sus padres se encontraban en Bostón, ciudad en la que iba a recibir un tratamiento avanzado que promete ayudarle a mejorar su calidad de vida, cuando saliendo de un restaurante al que habían ido a almorzar, un hombre les hizo pasar un incómodo y triste momento.

El extraño al ver a Brent cargando a su hija de seis años de edad les gritó, mientras abría su propio vehículo, lo siguiente: 

¿Qué diablos estás haciendo? Eso es lo que está mal con los niños. Hazla caminar.

En ese momento el padre quiso gritarle que era un insensible, que él no sabía lo que estaba sucediendo y que se metiera en sus propios asuntos, incluso, tuvo el impulso de acercarse a él y comenzar una pelea.

Pero en ese momento vio la carita de su hija, recordó rápidamente todo lo que ella ha tenido que enfrentar y la valentía y sabiduría con la que lo ha hecho, cayó en cuenta que él podía seguir su ejemplo y afrontar esta situación de una mejor manera.

Se tranquilizó y le dijo lo siguiente:

Mi hija ha cargado con mi fe y mi fortaleza durante los últimos 5 años desde que le diagnosticaron un tumor cerebral. Debido a esto ella no puede caminar, pero yo estoy feliz de cargarla a ella gracias a todas las cosas increíbles que me ha enseñado a través de estos años. Así que te pido que no te refieras a ella de una manera distinta al respeto.

El hombre quedó estupefacto, se acercó al auto de la familia Gehring y avergonzado, mirando al suelo y con lágrimas en los ojos, les pidió perdón, les dijo que no sabía y que había obrado apresuradamente.

Brent también llorando, abrazó a aquel hombre y le dijo que las personas no tienen porqué saber lo que los demás están atravesando, pero que por ello es mejor no juzgar ni presumir y siempre ser amable con todo el mundo.

Tú puedes hacer del día de alguien un buen día o un mal día, tú decides. Dijo Brent por último.

Así fue como dos hombres adultos terminaron abrazados, llorando en un estacionamiento. Regresaron a casa habiendo aprendido cada uno una valiosa lección: Brent aprendió que siempre es mejor responder a cualquier insulto o agresión con paciencia y sabiduría y aquel hombre aprendió a ser más considerado y a nunca juzgar por lo que ve.

  • Add Your Comment